Guía para comer (muy bien) en Andalucía
Terraza del restaurante Abades en Triana
gastronomía

Guía para comer (muy bien) en Andalucía

A lo largo de sus ocho provincias encontramos diferentes restaurantes que nos ofrecen lo mejor de la gastronomía de esta tierra

guía repsol
Actualizado:

La totalidad de su superficie ocupa más de 87.000 km², lo que representa el 17,3% del territorio español. Es el punto en el que se conjuga Europa con África y el espacio en el que se mezclan las aguas del Océano Atlántico con las del Mar Mediterráneo.

Esto es Andalucía. Una Comunidad con un paisaje que amalgama la más diversa geografía (en la que se funden frondosas sierras de media montaña con un litoral de casi 900 kilómetros de longitud); la hospitalidad de sus ciudadanos y una gastronomía que no se ha alejado de la tierra.

Desde el extremo más oeste

Y es que comer en Andalucía es un auténtico placer. Degustar unas tapas con los amigos, las frituras de pescado, sus verduras o carnes. Todo un universo culinario que abarca ocho provincias (Huelva, Sevilla, Cádiz, Córdoba, Málaga, Jaén, Granada y Almería) y que descubriremos plato a plato.

El punto de partida de este recorrido es Huelva con La plazuela (un referente gastronómico de la capital onubense) que se especializa en mariscos y pescados de la costa, como las deseadas gambas de Huelva, el pulpo asado con mojo de tomate y aceite, el entrecot de atún trinchado o los pescados a la sal.

Gracias a la diversidad geográfica (costa, sierra y campiña) la cocina gaditana es muy rica en pescados y mariscos del Estrecho de Gibraltar y del Golfo de Cádiz; en carne de ganadería retinta, en aceite, embutidos y quesos de la Sierra de Cádiz; mientras que el vino y el vinagre proceden de Jerez, Sanlúcar o Chiclana.

El faro del Puerto, en El Puerto de Santa María, es parada obligada y no podemos dejar de probar sus salmonetes con espárragos y setas al jerez oloroso, tartar de corvina o los erizos rellenos de sus huevas. No en vano cuenta con dos Soles Repsol.

Si vamos a Sanlúcar de Barrameda encontraremos Bajo de Guía, un modesto y pintoresco barrio marinero que constituye uno de los principales atractivos de esta localidad. Sus pescados y mariscos son de calidad y se pueden degustar en los diferentes bares y restaurantes a lo largo de la playa. Los imprescindibles son: el arroz marinero, las coquinas al ajillo, la fritura de pescado, los langostinos y gambas. Claro está, acompañados por algunos de los vinos blancos de la zona.

Por su parte Frutos, en Málaga, es un clásico de la Costa del Sol para platos de cuchara y pescados de la lonja.

Entre sevillanos y cordobeses

Sevilla ofrece un vasto abanico gastronómico que va desde el gazpacho y el cocido con garbanzos y verduras; hasta el menudo, el rabo de toro, los flamenquines, los callos, langostinos en vinagreta, los caracoles o los huevos a la flamenca. Todos ellos aderezados con especias como el cilantro, comino, hinojo o hierbabuena, herencia musulmana en la provincia.

Poncio, en la Isla de la Cartuja, permite degustar un sabroso ajo blanco o róbalo con nabo y mojama; mientras que Abades Triana ofrece alta cocina muy tradicional (eso sí, con las mejores vistas del río Guadalquivir). Entre sus especialidades se encuentran la ensalada de pulpo, el solomillo de buey con setas de temporada y los mejores aperitivos y tapas.

Córdoba destaca por sus carnes, que configuran el recetario de guisos camperos (como el estofado de rabo de buey; la caldereta de cordero; el cochifrito; el cordero a la miel; las tapas de corzo, ciervo y jabalí; o los flamenquines, filetes de ternera muy finos enrollados con jamón y envueltos en pan rallado). Igualmente, su completa huerta hace que verduras y hortalizas cobren un rol protagónico. Choco (con dos Soles de la Guía Repsol) y Bodegas Campos son dos buenos locales donde degustar salmorejo con coca de anchoas, cochinillo con crema de ajo o arroz de rabo de toro.

En la punta más este

Llegamos a Granada, al restaurante Chikito, donde podemos probar una tortilla de Sacromonte, un rabo de toro estofado, las habitas con jamón y cualquier tapa en su abarrotada y animada barra. Un local que se ha consolidado gracias a sus muchos años de saber hacer.

Jaén posee una excelente huerta y carne de caza; pero también es conocida como la principal provincia productora de aceite de oliva. De hecho, entre cientos de olivos, se ubica el restaurante La vestida donde preparan un tradicional bacalao al estilo mozárabe, cabrito al horno y helado de aceite de oliva. Los sentidos es otro de los restaurantes recomendables de la provincia de Jaén. Tiene una deliciosa carta, además de una estupenda decoración, ya que está ubicado en una antigua casa linense con patio interior.

Finalizamos nuestro recorrido gastronómico andaluz en Almería, donde conviven los productos del mar y de la tierra (los platos de pescados con la cocina de cuchara). Conviene visitar Casa Sevilla con recetas clásicas como la parrillada de verduras, el rape en salsa de erizos o los buñuelos de chocolate.

Después de este tour no podemos estar más de acuerdo con el slogan de la Comunidad que reza «Andalucía te quiere».

Fuente: Guía Repsol