Miguel de Cervantes, uno de los personajes a los que se rinde homenaje este año en el Belén napolitano de Cuenca
Miguel de Cervantes, uno de los personajes a los que se rinde homenaje este año en el Belén napolitano de Cuenca

Cómo viajar al Nápoles del siglo XVIII desde Cuenca

El belén napolitano de Cuenca es uno de los más grandes de España: 130 metros cuadrados y 530 figuras

Actualizado:

La Navidad alberga momentos inolvidables que se quedan fijos en la memoria de quien lo disfruta. La tradición navideña marca que en estas fechas se visiten los belenes, que lucen ahora sus mejores galas. Este es el caso del Belén Napolitano que se puede contemplar en el edificio de la Diputación Provincial de Cuenca. Se trata de una obra de arte que recrea la vida cotidiana de los napolitanos en un universo en miniatura, en el que destacan los pastores, taberneros, aristócratas, mendigos, hilanderas, comerciantes y todo tipo de personajes que pueblan estos belenes desde el siglo XVIII.

Elaborado por la Asociación de Belenistas de Cuenca, encabezados por su presidente, Jesús Martín de los Santos, el belén marca el inicio de la Navidad en la capital conquense desde hace veintitrés años.

Considerado como uno de los más espectaculares que se pueden contemplar en Castilla-La Mancha, el belén mide 130 metros cuadrados y contiene un total de 530 figuras, todas ellas elaboradas artesanalmente por la asociación, afirma Jesús Martín.

Para crear cada una de las figuras se realiza primero un esqueleto de alambre que se recubre con estopa. Luego se hacen la cabeza, manos y pies en barro, que se cuecen al horno, dando paso a la policromía al estilo napolitano, vistiendo la pieza de acuerdo a los cánones del Nápoles del siglo XVIII. Las figuras se visten con las mejores sedas, tejidas por algunas de las mujeres que integran la asociación de belenistas. Cada pieza puede medir unos 35 centímetros.

Las escenas cotidianas

Más de 60.000 personas visitaron el año pasado el Belén napolitano de Cuenca
Más de 60.000 personas visitaron el año pasado el Belén napolitano de Cuenca

Entre las novedades de este año, el Belén Napolitano de Cuenca cuenta con una recreación de la vendimia, desde la recolección de la uva hasta la cata de vinos; un homenaje a Miguel de Cervantes, con motivo del IV Centenario de la muerte del autor; una gran cueva con un lago y una cascada. Además, se han aumentado sus dimensiones en 25-30 centímetros de cada lado «como homenaje a los belenes que no se han podido hacer», según explica Jesús Martín, quien ha agradecido la colaboración que recibe la asociación, especialmente de la Diputación Provincial de Cuenca.

Por otro lado, a la derecha de la zona central se encuentra una renovada «cueva de los pastores», donde se ha ubicado un gran lago con cascada incluida y un mostrador típico napolitano con una vendedora de zumo de limón. Asimismo, se han dispuesto de una manera diferente los pueblos de la lejanía y se ha ensanchado una de las calles monumentales del belén, colocando una fuente en el centro, a semejanza de la existente en el Museo Nacional de Baviera, en la ciudad de Múnich (Alemania).

El mimo de los artesanos

Detalle del Belén napolitano de Cuenca
Detalle del Belén napolitano de Cuenca

Jesús Martínez, presidente de la asociación, explica que en su elaboración participan numerosos artesanos que trabajan con mimo en cada pieza. Solo en el proceso de montaje, en el salón de Plenos de la Diputación Provincial, han tardado mes y medio.

El belén que se puede contemplar este año tiene 40 metros cuadrados más que el del año pasado –alcanza los 130 metros cuadrados–, y se convierte de este modo en uno de los más grandes de España. Entre las novedades, destacan setenta figuras nuevas que recrean escenas costumbristas de Nápoles, así como nuevas localizaciones, entre las que figuran un puerto pesquero y una plaza para la carroza de Carlos III.

Todos los personajes que aparecen en esta obra artística destacan por su vistosidad y colorido, según explica Jesús Martín, que insiste en que una de las escenas que más admira el público es el desfile de los Reyes, que van acompañados por una banda de músicos turcos.

«Nosotros viajamos a la ciudad italiana todos los años para innovar y copiar algunas de las técnicas, recorremos los museos y consultamos todos los libros que se han escrito sobre este tema», dice el presidente de la Asociación de Belenistas de Cuenca. «Nuestra idea es recrear lo más fielmente posible las costumbres, tradiciones y los momentos de la vida diaria de los napolitanos».

Además de «mantener viva una tradición tan arraigada y añadir ese plus de espectacularidad», como ha afirmado el presidente de la Diputación Provincial, Benjamín Prieto, el belén consigue que miles de personas se acerquen hasta Cuenca para contemplarlo. Y es tal el éxito que el año pasado fue visitado por más de 60.000 personas. Asimismo, en el primer fin de semana, el belén napolitano ya ha recibido unas 5.000 visitas, cifra que se incrementará, ya que se puede contemplar hasta el 6 de enero.