Erdogán, en una imagen de archivo
Erdogán, en una imagen de archivo - REUTERS

Turquía se plantea vetar el acceso a Facebook y YouTube

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan asegura que dichas plataformas son utilizadas por sus enemigos para dañar su gobierno

Actualizado:

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que podría prohibir la red social Facebook y el canal de vídeos YouTube después de las elecciones locales el 30 de marzo, en una entrevista con la televisión ATV. «Después del 30 de marzo, no vamos a dejar a este país a merced de YouTube y Facebook», declaró Erdogan en la entrevista con ese canal, próximo al Gobierno, a última hora del jueves. El primer ministro agregó que entre las medidas que el Gobierno podría adoptar estaría «incluso el cierre» de esas populares páginas digitales. Para justificar el bloqueo, Erdogán argumenta que dichas páginas web están siendo utilizadas por sus enemigos políticos para dañarle al mismo tiempo que apunta que tanto Facebook como YouTube serían capaces de «todo» con tal de proteger sus intereses.

Grabaciones comprometidas

La amenaza de Erdogán llega después de que se difundieran en Youtube varias grabaciones en las que una voz atribuida al primer ministro turco aconseja a su hijo sobre cómo esconder grandes sumas de dinero negro antes de una operación policial y supervisa el cobro de comisiones. Dichas conversaciones han causado protestas multitudinarias en varias ciudades turcas al grito de «ladrones» y «dimisión», y han convertido las municipales del 30 de marzo en un plebiscito para Erdogan, que sigue repitiendo que todo es un «complot» contra él y su Gobierno. Erdogan asegura que las grabaciones son un montaje que busca desacreditarlo y ha acusado de orquestarlo al movimiento islamista del predicador residente en EEUU Fethullah Gülen, influyente en la Policía y la Judicatura.

Por su parte, la oposición acusa al primer ministro de tratar de tapar los escándalos de corrupción que salpican a su Gobierno endureciendo el control sobre la judicatura y aumentando las restricciones sobre internet. Recientemente el Gobierno aprobó una ley que refuerza el control sobre la judicatura y otra que endurece el control de internet, permitiendo el cierre de páginas web sin orden judicial, lo que motivó protestas de organismos a favor de la libertad de expresión.