ABC

NÁUTICA

El yate donde está el cuadro más caro del mundo

El "Salvator Mundi" está en uno de los barcos más grandes y lujosos del mundo

El Serene cuenta con varias piscinas, jacuzzi y teatro - Marc Paris
ActualizadoRaquel F-NovoaRaquel F-Novoa Redactor MultimediaSeguirLeer despuésCompartir
Enviar noticia por correo electrónico

El "Salvator Mundi" de Leonardo Da Vinci está en el yate Serene, una de las embarcaciones de recreo privadas más grande del mundo. Su eslora eslora de 134 metros lo enmarca en la categoría de "gigayate", las embarcaciones de capricho que ambicionan los millonarios, que se sonríen en los puertos más lujosos comparando los tamaños de sus buques. Mohammed Bin Salman presume este año no sólo por las proporciones de su barco, sino porque en su interior está la obra de arte más cara de la historia.

El Serene tiene 7 cubiertas
El Serene tiene 7 cubiertas - Marc Paris

Este navío tiene siete cubiertas que ofrecen 12.694 m2 de capacidad a sus huéspedes. También cuenta con un hangar, plataforma de aterrizaje de helicópteros, sala de teatro, una enorme piscina de agua salada, otra de agua dulce, varios jacuzzis y un submarino.

Se construyó en el año 2011 en el astillero italiano Fincantieri y Reymond Langton Design se ocupó de su opulento diseño interior. Su dueño pagó por la pintura de esta joya náutica 100 millones de dólares más que por la embarcación: «fue encontrada en jirones: dividida en cinco partes, que fueron unidas durante su restauración (...). ¿Qué daño podría hacerle un chorrito de agua salada?». Se preguntó Schachter en un texto publicado por Artnews.

Tiene 134 metros de eslora
Tiene 134 metros de eslora - Marc Paris

Es uno de los barcos más lujosos del mundo y ahora incorpora en sus salones la venta de arte más popular de 2018. El descubrimiento del "Salvator Mundi" incendió los titulares y los multiplicó desde que se hiciera pública su supuesta autoría. La subasta creó gran expectación y el flujo de noticias sobre ella no hacía más que engordar una leyenda que culminó en el cierre de un negocio muy rentable. Su actual propietario pagó 400 millones de euros en una subasta organizada por la casa Christie's en Nueva York.

El diario norteamericano "The New York Times" publicó después de la venta que el actual propietario del "Leonardo" era el príncipe Bader bin Abdullah bin Farhan al Saud, actual ministro de Cultura saudí. Se lo entregó al príncipe heredero, Mohamed Bin Salman (MBS). «Al parecer, la obra se trasladó en el avión de Mohammed Bin Salman en plena noche para instalarse en su yate, el Serene», reveló Schachter al portal especializado «Artnews» citando fuentes cercanas a una subasta que alcanzó un valor sin precedentes.

Top Summum

  1. 1

    Los verdaderos beneficios del spinning: cómo, cuándo y por qué

  2. 2

    Diez marcas de cascos que deberías conocer

  3. 3

    THE WORLD'S 50 BEST RESTAURANTS: Los mejores restaurantes del mundo, en diez detalles de lujo

  4. 4

    Los astronómicos sueldos del clan Kardashian por cada post en Instagram

  5. 5

    El coche de oro que causa furor, ahora más lujoso

  6. 6

    ¿Cómo entrenar la piel para rejuvenecerla?

  7. 7

    Cristiano Ronaldo alquila un yate por más de 200.000 euros a la semana

  8. 8

    Las nuevas ediciones súper limitadas de la Alta relojería

  9. 9

    Los cortes de pelo de hombre que más se piden

  10. 10

    Decorar la terraza: tendencias, consejos y trucos

  1. 1

    Las nuevas ediciones súper limitadas de la Alta relojería

  2. 2

    Los mejores restaurantes del mundo, en diez detalles de lujo

  3. 3

    El coche de oro que causa furor, ahora más lujoso

  4. 4

    Diez marcas de cascos que deberías conocer

  5. 5

    Los verdaderos beneficios del spinning: cómo, cuándo y por qué

  6. 6

    Decorar la terraza: tendencias, consejos y trucos

  7. 7

    Así debería maquillarse un hombre, según los expertos de Dior

  8. 8

    Cristiano Ronaldo alquila un yate por más de 200.000 euros a la semana

  9. 9

    Los coches clásicos más caros del mundo

  10. 10

    Cómo vestir para ir a una boda sin traje