ABC

Moda

Camiseta de tirantes, ¿sí o no?

Sometemos a debate la prenda más polémica del armario masculino

En color blanco es sin duda una prenda que ha estado en el armario desde hace décadas - Instagram @iamgalla
ActualizadoMaría AguirreMaría Aguirre ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir
Enviar noticia por correo electrónico

Raro es encontrar algo en el mundo de la moda que genere tanto quórum como la camiseta de tirantes, esa prenda que un día salió del cajón de la ropa interior para instalarse erróneamente junto el resto de componentes del armario de calle. Porque, por mucho que se vea de forma masiva sobre el asfalto, no quiere decir que sea un acierto. De hecho, podríamos decir que es más bien todo lo contrario. Salvo raras excepciones que trataremos de explicar en este texto, nunca es protagonista de un look acertado.

Es más, la historia explica que fue creada para ser llevada oculta exclusivamente debajo de las camisas sobre todo cuando se acompañan de un traje. Un gesto que empezó su declive con el cambio de tendencias que ha hecho que el traje sea para cada vez más hombres reservado en exclusiva para ocasiones especiales. Pero aunque su uso haya pasado a ser muy limitado, no está de más saber que tampoco sirve cualquier camiseta de tirantes ni tan siquiera como ropa interior.

El entorno deportivo, el más recomendable para lucirla
El entorno deportivo, el más recomendable para lucirla - Instagram

De hecho, para este objetivo únicamente podemos etiquetar como válido un modelo en concreto: la "wife-beater shirt", uno de los términos menos acertados del diccionario de la moda, ya que su traducción al castellano sería “la camiseta del maltratador”. Según explica el 'New York Times' en artículos como este, la explicación a esta denominación está en el cine, donde se solía relacionar el perfil de hombre agresivo, con problemas con el alcohol y con tendencia violenta con este tipo de ropa dentro del hogar. El personaje de Stanley Kowalski interpretado por Marlon Brando en 'Un tranvía llamado deseo' tiene mucha culpa de esta generalización que está fuera de lugar y sobre la que muchos piden su revisión.

Lo que diferencia a este tipo de camiseta de tirantes del resto es que sí está preparada para su función principal: evitar que el sudor alcance la camisa. En lo estético, aunque sea secundario en este caso, también sigue un patrón, ya que su tirante debe ser fino y corto, y es relativamente entallada; se pega al cuerpo masculino pero sin comprimirlo porque es la forma que tiene de actuar como filtro del sudor de la manera más eficaz posible a la vez que pasa desapercibida a la vista. Estas piezas, en definitiva, pueden tener un cierto sentido de cara al exterior en algunas circunstancias concretas, como puede ser el uso deportivo (boxeo por ejemplo) o simplemente en la intimidad del hogar.

Del cajón de la ropa interior a la calle

Marlon Brando en 'Un tranvía llamado deseo'
Marlon Brando en 'Un tranvía llamado deseo' - Instagram

Sin embargo, por motivos difíciles de entender desde el punto de vista estético, la camiseta de tirantes en todas sus variantes ha pasado a dominar el panorama público en muy poco tiempo. Ha sido como esas especies animales invasoras que se propagan de una forma tan agresiva que en un corto espacio de tiempo conquistan un hábitat que no es suyo y que no les corresponde. No, no consiguen ningún efecto positivo en la playa, ni siquiera las de inspiración basquetbolera, que tienen un uso determinado que un hombre con un cierto sentido de la moda no debe corromper, ni mucho menos esas camisetas de tirante ancho que para colmo suelen estar diseñadas con estampados de gusto dudoso.

Incluso en el caso del gimnasio la línea es demasiado fina entre lo que puede sostenerse como aceptable y lo que resulta dañino para la vista. La camiseta de tirantes requiere, en todo caso, de un portador capaz de autoimponerse unos límites. No se trata de enseñar más músculo del necesario, ni siquiera de marcarlo en exceso; se trata de ser conservador dentro de lo que una prenda tan llamativa permite. Por ello, es precisamente la camiseta de tirantes antes detallada, al estilo Rocky Balboa, la única que encuentra ese punto de equilibrio tan necesario en el uso de esta prenda.

Juan Betancourt
Juan Betancourt - Instagram

En cualquier caso, si ya eras uno de esos hombres que ven a las camisetas de tirantes como un enemigo de la especie, no cambiarás de opinión por leer este alegato en su contra. Pero si eres de los que no tiene todas consigo al respecto de este debate, o incluso de los que se pasea con orgullo por las calles de su barrio o de su lugar de veraneo con ellas, es posible que pueda servirte de terapia leer estas líneas. Si eres de estos últimos, abre los ojos por favor. Ni siquiera Lebron James no va por la calle con su camiseta de los Lakers por mucha ilusión que tenga por su nueva etapa en California y por muchas horas que cultive su cuerpo levantando pesas. Y no, el Rafa Nadal de la juventud era un ejemplo de muchas cosas, pero no en lo referente a sus looks en la pista.

De todas maneras, es probable que ni así cambies de opinión y no te culpamos por ello porque no eres una especie en extinción. La prueba es que muchas marcas de gran reputación se han rendido y han optado por diseñar camisetas de tirantes para uso exterior. Lo que sí puedes hacer es medir tu forma de portarlas. Recuerda las ideas clave al respecto:

- Mide y se equilibrado: el largo ideal es como en las camisetas de manga corta, por debajo de las presillas del cinturón, y a la hora de darle la tela justa y enseñar la cantidad de piel correcta la clave es elegir un modelo que dé aire pero sin pasarse, porque el tirante más fino o la camiseta más ancha o excesivamente apretada no hace de tu figura algo más esbelto por mucho que a ti te lo parezca;

- Evita los adornos: tanto en el mismo diseño de la camiseta como en los complementos ajenos a ella, ni dibujos ni colores demasiado estridentes ni cadenas de gran envergadura.

- Elige bien la ocasión: es cierto que en determinados casos puede suponer un plus de atractivo en un momento concreto, pero esta percepción se convertirá en todo lo contrario si abusas de ella.

- Sé realista: no todas las perchas pueden soportar su peso así que mírate en el espejo y decide si la tuya es capaz de hacerlo.

Top Summum

  1. 1

    Por qué entrenar el core debería ser tu principal objetivo fitness

  2. 2

    El método infalible de Cristiano Ronaldo para marcar abdominales

  3. 3

    Bebidas probióticas: qué, cómo, por qué

  4. 4

    El camión más caro del mundo

  5. 5

    Cómo cambiar tu cuerpo en un año

  6. 6

    Jersey de cuello alto y americana, la combinación que no falla en otoño

  7. 7

    El diminuto bikini Chanel de Kim Kardashian, en alquiler

  8. 8

    Cuántos tipos de abdominales conoces

  9. 9

    Waff, el nuevo método para optimizar el entrenamiento

  10. 10

    Los hipopresivos también son cosa de hombres

  1. 1

    Jersey de cuello alto y americana, la combinación que no falla en otoño

  2. 2

    Diez combinaciones de americana y jersey que son infalibles

  3. 3

    La mansión de Valentino donde vivió Sophia Loren, a la venta por 12 millones

  4. 4

    Por qué entrenar el core debería ser tu principal objetivo fitness

  5. 5

    La casa que Kaley Cuoco le compró a Kloé Kardashian por 4 millones de euros

  6. 6

    El camión más caro del mundo

  7. 7

    Bebidas probióticas: qué, cómo, por qué

  8. 8

    #Afterwork Summum: Seis planes de lujo que puedes hacer este septiembre en Madrid

  9. 9

    El método infalible de Cristiano Ronaldo para marcar abdominales

  10. 10

    Los coches más glamurosos del Salón de Frankfurt