El Tribunal de Cuentas detecta irregularidades en las ayudas a cooperación

El Tribunal de Cuentas que acaba de aprobar un informe en el que fiscaliza la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), es decir, la cooperación técnica, las subvenciones y los préstamos financiados por el sector público realizado por parte de la AECID. De acuerdo con el texto del órgano fiscalizador existen «deficiencias e incumplimientos muy significativos» tanto en la concesión como en la justificación de las mismas.

MADRIDActualizado:

La Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (Aecid) no ha hecho bien los deberes. Al menos en 2016. Así lo concluye el Tribunal de Cuentas que acaba de aprobar un informe en el que fiscaliza la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), es decir, la cooperación técnica, las subvenciones y los préstamos financiados por el sector público realizado por parte de la AECID. De acuerdo con el texto del órgano fiscalizador existen «deficiencias e incumplimientos muy significativos» tanto en la concesión como en la justificación de las mismas.

Así, por ejemplo, el informe señala que «en la evaluación de las solicitudes de subvención se han aplicado criterios de valoración que no estaban previstos expresamente en las bases reguladoras y en las convocatorias» y, por otro lado, en cuanto a la justificación de las mismas, el Tribunal de Cuentas ha detectado «la ausencia e insuficiente justificación económica, la presentación de la documentación justificativa del gasto fuera del plazo establecido, la existencia de desviaciones en la ejecución del presupuesto de las actuaciones subvencionadas, así como la no consecución de los objetivos previstos en los proyectos presentados».

Por si esto fuera poco, el informe también señala que en la base de datos nacional de subvenciones no se recoge información relevante como, por ejemplo, los 391 beneficiarios de becas por un importe de más de 5 millones de euros, ni los pagos realizados, ni la justificación efectuada por los mismos, ni resoluciones de reintegro o de los procedimientos sancionadores.

El órgano fiscalizador ha indagado también en si la Aecid ha gestionado los recursos destinados para estas subvenciones de forma eficaz, eficiente y económica. Pero en este aspecto la agencia adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores también suspende. Las principales deficiencias detectadas incluyen «la existencia de incoherencias entre las memorias presupuestarias y los estados de gasto; la falta de seguimiento de los resultados obtenidos y de las desviaciones producidas; la falta de vinculación entre el plan estreatégico de carácter plurianual existente y la planificación anual prevista en las memorias presupuestarias; así como la inexistencia de una planificación estratégica en materia subvencional».

El Tribunal de Cuentas también llama la atención sobre el propio sistema de control interno de la Aecid donde detecta, una vez más deficiencias. En este caso, advierte de la falta de un manual de procedimiento de gestión actualizado que detallara las funciones y las personas responsables de cada área, o de la «existencia de distintos sistemas y aplicaciones informáticas, no integrados que dificultan la gestión y seguimiento de las ayudas, así como la realización de cruces y conciliaciones entre las distintas fases del procedimiento».

El Tribunal de Cuentas también halló incumplimientos en la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, así como en la de transparencia. Respecto a la primera, «ni las bases reguladoras, ni ninguna de las convocatorias, han incluido la valoración de actuaciones encaminadas a la consecución de la igualdad de género por parte de las entidades solicitantes». En cuanto a la segunda, la Aecid no publica datos sobre los beneficiarios de determinadas subvenciones, pagos de subvenciones, reintegros, etc. También olvida la presencia de una carta de servicios para valorar el grado de cumplimiento y caliad de los servicios prestados.