García Tejerina, junto con Jaime Castillo, director de Relaciones Institucionales de Global Omnium, y Ana Villarino diputada en la Diputación de Ourense - ERNESTO AGUDO
Foro ABC del Agua

Tejerina comenzará en julio los primeros contactos para un Pacto Nacional del Agua

La ministra se reunirá con «todos los sectores» implicados. Mientras, las autonomías piden un acuerdo urgente

Actualizado:

Poco a poco la sequía se ha extendido este año por España, y ya es una realidad en las cuencas del Júcar, el Segura y el Duero. La escasez de agua amenaza con reavivar la lucha entre comunidades y, en este contexto, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha avanzado este martes en el Foro ABC del Agua que este mes de julio «comienzan los contactos con todos los sectores implicados para poner sobre la mesa los problemas y soluciones» a la gestión de los recursos hídricos, en el marco de un Pacto Nacional del Agua.

La ministra quiere evitar que esos contactos sirvan para alimentar las disputas fruto de una gestión autonómica del agua. Su intención es abrir el debate a las comunidades autónomas y que haya «altura de miras» frente a las exigencias e intereses regionales. «El Estado necesita una política de agua común, con garantías medioambientales, y que dé respuesta a las necesidades de los ciudadanos», ha explicado García Tejerina durante la clausura del Foro, patrocinado por Global Omnium y la Diputación de Ourense.

Según ha afirmado la ministra, ahora el Gobierno tiene las bases necesarias para afrontar la creación de un Pacto Nacional del Agua, después de haber elaborado en la pasada legislatura los planes hidrológicos de cuenca. «Son un requisito previo imprescindible para poder abordar el Pacto Nacional», ha explicado. Ahora, este debe «abordar las decisiones más importantes del Estado en la gestión del agua para conseguir un uso más eficaz y solidario de los recursos existentes en España».

Además, en un contexto de sequía, ha asegurado que «urge encontrar una línea de actuación a largo plazo, con altura de miras, responsabilidad y sentido de Estado».

Roces entre comunidades

Precisamente durante la primera mesa redonda del Foro, titulada «El agua, un bien escaso», ha quedado claro que la gestión de este bien sigue enfrentando a las comunidades, pero al menos todas coinciden en que es necesario llegar a un Pacto Nacional de forma urgente. Más aún cuando este año las regiones no están preparadas para afrontar la sequía, han apuntado los representantes de Murcia, Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana presentes en el acto.

«El agua es la que hay, lo que hace falta es una buena gestión», ha explicado Francisco Rodríguez Mulero, secretario autonómico de Agricultura en la Comunidad Valenciana. Para ello, en su opinión, hay que crear una politíca de infraestructuras, de análisis de los usos, de los costes, de los beneficios, medioambiental… y aunarlo en una gestión eficiente. Puntos necesarios para la planificación de los recursos, un requisito indispensable que hasta ahora no se ha llevado a cabo según Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha. «No hemos planificado suficientemente bien antes. Hay que hacerlo con tiempo y con todos».

Una opinión en la que todos los ponentes han estado de acuerdo: España no está preparada para hacer frente a la sequía, ni tampoco a los retos de futuro que plantea la climatología. Sin embargo, Martínez Arroyo ha reconocido que hay que asumir que España tiene muchas competencias transferidas «y no se pueden tomar decisiones de agua sin tener en cuenta a las comunidades autónomas» a las que afectan los cambios.

Trasvases e infraestructuras

El problema nace de los intereses de cada comunidad. Aragón insiste en rechazar los trasvases, ha recordado Joaquín Olona, consejero de Desarrollo Rural de Aragón. O, al menos, hasta que no se solucione el problema de infraestructuras que sufre su región. «Nuestra posición no nos impide llegar a acuerdos, pero se debe atender en primer lugar las carencias de infraestructuras».

Una postura ante la que Francisco Jódar, consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca de la Región de Murcia, se ha mostrado comprensivo. «Si estuviera resuelto este problema [el de infraestructuras], estoy convencido de que la oposición a los trasvases no sería de esta manera. Por ello defendemos la inversión en infraestructuras», se ha unido. No obstante, para Jódar es fundamental la solidaridad entre comunidades: cree que hay suficiente agua en España para todos, pero está mal repartida.

Al final los trasvases son el gran punto de fricción. «Lo que hace falta es que no nos miremos cada uno nuestro ombligo, sino ver que es un problema común», ha dicho Mulero. «Es el momento para que el Estado tome las riendas de verdad, y se llegue a un acuerdo entre todos, que se tome desde la solidaridad», ha pedido el consejero de Murcia.

Aunque todos los ponenetes han hablado de usos responsables de los recursos, de solidaridad y de la necesidad de sentarse a hablar, han mostrado discrepancias a la hora de establecer las prioridades para crear un modelo, establecer las tasas o diferenciar los usos. Por ejemplo, para Jódar el agua desalada no es la solución definitiva: lo que hay que hacer es establecer las condiciones para que se pueda trasvasar y hacer un banco público del agua. «No pedimos ahora un trasvase del Tajo, porque sabemos que la capacidad es cero con la sequía, por eso buscamos otras soluciones».

Para Martínez Arroyo, es necesario qe todas las regiones se pongan en «igualdad de condiciones», mientras que para Olona, hay que crear un enfoque propio del siglo XXI, que aborde también el uso del agua en los cultivos de regadío, ya que es el que más agua consume. Por su parte, Mulero ha asegurado que hay que plantear de forma práctica las necesidades de cada región al Gobierno y que sea quien haga el reparto de recursos en base a las necesidades. Además, ha propuesto una tarifa única para el agua, sin que dependa de la comunidad a la que se destine el recurso.

Otras mesas

También participaron en el Foro, en la mesa «El agua como generadora de prosperidad», Gonzalo De la Cámara, director académico del Foro de la Economía del Agua, Jaime Castillo, director de Relaciones Institucionales de Global Omnium, Fernando Morcillo, presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamientos (AEAS) y Andrés del Campo, presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore).

Entre los retos sobre la gestión del agua mencionados durante este espacio, De la Cámara ha abogado por la necesidad de renovar las infraestructuras. «Tienen más de 40 años», explicó. El problema es «a quién le trasladamos el riesgo». Para Del Campo, el problema es que no se persigue un interés general, sino el beneficio propio, mientras que Castillo ha explicado que es necesario un pacto bien hecho. «Hasta hace poco había provincias que no daban datos. No puede ser que no se sepa ni se vigilen los usos del agua. Necesitamos criterios generales de regulación», ha explicado.

En la tercera mesa, dedicada al «agua como fuente de salud. Balneoterapia y fisioterapia», intervinieron Ana Villarino, diputada de Termalismo y Turismo de la Diputación de Ourense, Iluminada Corvillo, secretaria general de la Sociedad Española de Hidrología Médica, Juan Martínez, director general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid y Ángel Villamor, traumatólogo y director médico de iQtra Medicina Avanzada.

Durante esta mesa, los expertos han explicado que para casi todas las enfermedades el agua aporta diferentes beneficios. Como ejemplo, Villamor ha explicado cómo se puede aplicar para la fisioterapia. Así, tras operaciones de cadera o rodilla, la densidad del agua hace de antiinflamatorio y a nivel psicológico, se ve cómo los pacientes más mayores se arriesgan a hacer determinados movimientos con más facilidad que si lo hicieran sobre el suelo. «En Ourense, tenemos muy claro que uno de los pilares a desarrollar es el termalismo», ha explicado Villarino. «Es ya el principal foco de turismo en Ourense».