Suelta de globos con motivo del día internacional de fibrosis quística
Suelta de globos con motivo del día internacional de fibrosis quística - Juan Manuel Serrano
Trasplantes infantiles

De la silla de ruedas a jugar con un balón

La fibrosis quística tuvo a José Manuel un niño malagueño de 12 años, de hospital en hospital

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un doble trasplante de pulmón ha permitido a José Manuel, un niño malagueño de 12 años afectado de fibrosis quística, dejar la silla de ruedas y poder jugar con un balón con sus amigos en apenas unas semanas.

José Manuel fue diagnosticado de esta grave enfermedad hereditaria, que afecta a los pulmones y al páncreas, entre otros órganos, en su segundo día de vida, tras ser intervenido por una obstrucción intestinal que sufría.

Desde entonces, su infancia ha transcurrido entre hospitales y tratamientos médicos, y durante los tres últimos años ha tenido que vivir en una silla de ruedas y respirando gracias a una botella de oxígeno.

Su madre, María José, ha explicado hoy en Sevilla, en la tradicional rueda de prensa de la Junta de Andalucía de balance de trasplantes, los duros dos años y medio padecidos por la familia a la espera del doble injerto de pulmón.

Hace dos meses, José Manuel fue finalmente trasplantado en el hospital Reina Sofía de Córdoba, el primer hospital español acreditado para esta compleja intervención quirúrgica y uno de los apenas seis centros sanitarios que actualmente las realiza.

El cirujano torácico Ángel Salvatierra, jefe de la unidad de trasplante pulmonar de este hospital y quien intervino a José Manuel, se ha mostrado hoy feliz junto al ya recuperado joven que quiere ser médico de mayor, según ha revelado el cirujano.

Salvatierra ha presentado hoy un avance del centro hospitalario cordobés, la denominada « perfusión pulmonar exvivo», nueva técnica que consiste en restaurar el deterioro que el pulmón sufre rápidamente tras la muerte del donante, y que permite mantenerlo más tiempo en buenas condiciones para facilitar su trasplante.

«Sólo puedo dar las gracias a todas las personas que donan sus órganos para que otros puedan seguir viviendo, como es el caso de mi hijo», ha agradecido Francisco, el padre de José Manuel, emocionado ante un corro de cámaras y micrófonos.

José Manuel, que ya puede ahora andar y correr, ha dicho a los periodistas que le encanta jugar al fútbol, deporte que no podía practicar anteriormente y que ahora juega a diario.

«Mis amigos aún no se lo creen, pero yo tampoco mucho», ha confesado, entre risas.