Hay vida más allá del máster: formación «en cápsulas» para gente sin tiempo y dinero
Alumnos estudian en una biblioteca - ABC

Hay vida más allá del máster: formación «en cápsulas» para gente sin tiempo y dinero

La situación actual exige que los profesionales se vean obligados a un constante reciclaje de conocimientos, pero no siempre pueden permitírselo

madrid Actualizado:

Estudiar un máster ha sido siempre una opción formativa segura y con certeras posibilidades de cara al futuro. Un alternativa útil para recién licenciados, pero también para profesionales en busca de un mayor conocimiento y que requieren un perfil renovado con el que adaptarse a las necesidades de su empresa. Sin embargo, cada vez son más los trabajadores que, con el bolsillo más que ajustado, deciden descartar esta alternativa por falta de tiempo y dinero. Cursos breves, talleres o acciones formativas online son algunas de las múltiples bazas con las que cuentan muchos profesionales ávidos de ascender o encontrar un trabajo mejor.

Es precisamente en este panorama en el que nace Foxize School, una escuela de negocios cansada del modelo educativo tradicional y que buscaapoderarse de ese sector de desencantados con los estudios de especialización actuales o de quienes simplemente no encuentran ni el tiempo ni el dinero para acceder a otros métodos. El creador de esta atípica escuela de talentos es Fernando de la Rosa, un empresario y profesor de dilatada experiencia seguro de que ha llegado el momento de revolucionar un sector que considera «anclado en el pasado». Su start-up, Foxize School, se define como una escuela de negocios que imparte formación personalizada y barata, un sistema en el que el conocimiento se concentra en pequeñas cápsulas que se venden por separado y permiten al trabajador reciclarse solo en lo que le interesa.

Aunque, como reconoce, «somos una start-up que está yendo paso a paso», Fernando está convencido de que su método podría suponer el «pelotazo» definitivo que revolucione la manera de aprender. «Un máster es un sistema muy anclado en el siglo XIX y que se caracteriza por tener muchísimas clases, demasiadas horas y contenido inútil. Nosotros intentamos flexibilizar la formación para que cada alumno decida qué le interesa y lo pague, sin ningún contenido añadido».

Cápsulas de conocimiento

La formación online que multitud de centros ofrecen ya desde hace años es una de las mejores opciones para los trabajadores que necesitan un rápido reciclaje profesional. Para de la Rosa, sin embargo, en España «no estamos aún preparados para aprender online», por lo que aboga por un sistema combinado y en el que las clases se gestionen por internet pero la formación sea presencial. «En un sistema online no puedes debatir bien con el profesor, pierdes mucho "feedback" y la formación pierde calidad. Lo que tiene sentido hoy es el contacto real».

La metodología de esta escuela con vocación de simplificar el panorama educativo en su fase más adulta es sencilla: dosis pequeñas de cursos (de tres horas de duración) en venta y con fechas y localizaciones flexibles para sus estudiantes. «En principio empezaremos las clases en Barcelona y Madrid, pero si un grupo de estudiantes de La Rioja se junta y nos pide un curso, nos desplazaremos allí para darlo. Nuestro objetivo es ir superando barreras, ampliaremos los cursos a empresas interesadas en formar a sus empleados e incluso tenemos previsto llegar a latinoamérica».

Sistema educativo «anticuado»

Como explica su fundador, si hay algo por lo que nace Foxize School es por su convicción de que «tenemos un sistema educativo del siglo XIX, con profesores del siglo XX y alumnos del siglo XXI. Se trata de un método industrial en el que todos los alumnos reciben el mismo conocimiento y al mismo precio». En este sentido, Fernando aboga por convertirnos en «especialistas y no en generalistas» en lo que atañe a nuestra formación. «La educación tiene que ser personalizada, es imposible que todos sepamos de todo».

«Hay ejecutivos que no saben ni utilizar su correo»

Negocios, márketing, comunicación o analítica web son algunas de las áreas que se imparten en esta escuela. «Todo el mundo debería saber algo de cómo funcionan los negocios, ir al banco y saber si nos están vendiendo un producto financiero que nos conviene o no. Además, es también crucial tener ciertas nociones digitales, te sorprenderías de los ejecutivos que ni siquiera saben gestionar su correo electrónico».

Formación barata, profesores caros

Uno de los mayores reclamos con los que pretende contar esta start-up son los profesores, según Foxize auténticos ases en su sector y que, para Fernando, «marcan claramente la diferencia entre nuestra escuela y cualquier máster». «Tenemos profesores expertos en numerosas áreas y responsables de negocios de éxito que un máster o Universidad no puede tener, sencillamente porque no puede pagar».

Y aquí viene una de las facetas de las que esta escuela se siente más que orgullosa: el sueldo de sus docentes. «Los profesores se merecen cobrar mucho más de lo que se les paga en una Universidad u otra acción formativa, ellos son la base del éxito que queremos tener, el principal pilar, por lo que sus sueldos deben de ser bastante altos». Sueldos, que además, pueden aumentar fácilmente si los alumnos valoran bien su trabajo.

La excesiva adicción al título que en algunos casos existe en España puede ser, sin duda, una de las barreras más importantes para esta incipiente escuela. Su creador, no en vano, lo tiene claro: «Nadie tiene nuestros profesores, ni nuestro método, ni nuestro concepto de educación».