El cardenal francés Philippe Barbarin
El cardenal francés Philippe Barbarin - EFE

Philippe Barbarin presentará al Papa su dimisión como arzobispo, tras la condena por encubrir abusos sexuales

Es el segundo cardenal condenado a cárcel en diez días, tras George Pell en Australia

Corresponsal en El Vaticano Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A las dos horas de haber sido condenado a seis meses de cárcel con libertad condicional, el cardenal Philippe Barbarin ha anunciado personalmente este jueves que viajará a Roma en los próximos días para presentar su dimisión como arzobispo de Lyon al Papa Francisco.

En su breve declaración ante la prensa, Barbarin ha dicho que ha decidido «ir a ver al Santo Padre para presentarle mi dimisión», sin especificar si incluye también la renuncia al cardenalato.

La decisión final sobre ambos cargos corresponde al Papa, que poco antes había mantenido en la catedral-basílica de San Juan de Letrán el tradicional encuentro a puerta cerrada con los sacerdotes de Roma al comienzo de la Cuaresma.

Según manifestaron a «Vatican Insider» algunos asistentes, el Papa les ha dicho que deseaba «compartir con vosotros el dolor y la pena insoportable que causa a todo el cuerpo eclesial la oleada de escándalos que llenan los diarios de todo el mundo».

Francisco ha añadido que, aún así, «no debemos desanimarnos», pues el Señor «nos está salvando de la hipocresía, de la espiritualidad de apariencias. Está haciendo soplar su Espíritu para devolver la belleza a su Esposa (la Iglesia), sorprendida en flagrante adulterio».

Aunque esta vez se trata de encubrimiento de abusos sexuales y no de haberlos cometido, la segunda condena de cárcel —diez días después de la del cardenal George Pell en Melbourne— ha causado seria inquietud en el Vaticano, ya que, aparte de Australia y Francia, hay purpurados bajo investigación judicial en Chile y quizá otros países.

Como al término del proceso concluido el 11 de enero, la fiscal no había pedido ninguna condena para el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, el Vaticano confiaba en una sentencia absolutoria, como la que han recibido los otros cinco imputados.

En cambio, la presidenta del Tribunal Correccional de Lyon, Brigitte Vernay, le ha declarado «culpable de no haber denunciado malos tratos» de un menor a las autoridades, cuando debería haberlo hecho en 2014 o 2015 al conocer los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Bernard Preynat.

Barbarin no irá a la cárcel ya que se le ha concedido al mismo tiempo la libertad condicional.

El cardenal de Lyon, que se declara inocente y presentará recurso contra la sentencia, admitió en el proceso que había oído «rumores» antes, pero solo tuvo conocimiento de los hechos en 2014, cuando una víctima se los relató personalmente. Manifestó que a partir de ese momento, puso en marcha el proceso canónico para castigar a Preynat, quien será juzgado dentro de unos meses por 85 denuncias de abusos sexuales cometidos entre 1970 y 1990.

El proceso de Lyon ha tenido un gran impacto psicológico en Francia debido al impresionante testimonio de varias víctimas, que no fueron escuchadas ni ayudadas como se debía por la diócesis de Lyon y han terminado hablando delante de todo el país.

Philippe Barbarin es el tercer obispo francés condenado por encubrimiento de abusos sexuales cometidos por alguno de sus sacerdotes.

El primero fue Pierre Pican, obispo de Bayeux-Lisieux (1998-2010), condenado a tres meses de cárcel en 2001, y el segundo André Fort, obispo de Orleans (2002-2010), a ocho meses en 2018. Ninguno ingresó en la cárcel pues se le concedió a ambos la libertad condicional.

A su vez, en Australia, la sentencia al cardenal George Pell, que se encuentra en situación de aislamiento en una cárcel de Melbourne, será anunciada el próximo 13 de marzo. Pell ha presentado ya recurso contra la condena por delitos de abuso de menores.