Ángel Boza el pasado 13 de julio - EFE | Vídeo: Ángel Boza, detenido por robo y agresión en Sevilla ATLAS

Este es Ángel Boza, el miembro de La Manada detenido por robar unas gafas

Hasta ahora, Ángel Boza había sido el menos mediático del grupo. Ya contaba con antecedentes por robo con fuerza y por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas

Sentencia de La Manada, condenados a 15 años por violación

La sentencia de La Manada en directo

Actualizado:

Durante la tarde de este miércoles, Ángel Boza, uno de los miembros de La Manada, era detenido por la Policía Local de Sevilla tras robar presuntamente unas gafas de sol en El Corte Inglés de El Duque de la capital hispalense. El joven sevillano se encontraba en libertad provisional desde hace poco más de un mes, a la espera de que se resuelva el recurso interpuesto por la condena de nueve años por abusar sexualmente de una chica de 18 años durante los sanfermines de 2016.

Nacido en 1991, Boza ya tenía antecedentes antes de ingresar en prisión por el caso de La Manada. Había sido pillado en más de una ocasión conduciendo bajo los efectos del alcohol y las drogas, así como por delitos de robo por fuerza. Este miércoles, además de llevarse unas gafas de sol del citado centro comercial, trató de atropellar a dos vigilantes de seguridad para escaparse. Había recuperado el carné de conducir días atrás, tras un período de retirada del mismo por delitos contra la seguridad vial.

Ángel Boza fue el último en incoporarse al grupo de La Manada y el más pequeño de sus miembros. Durante la noche del abuso sexual a la joven en Pamplona, fue el primero en besarla, tal como recoge la sentencia del caso. Durante su estancia en la prisión, ha aprovechado para obtener el certificado escolar.

Hasta ahora, había sido el menos mediático del grupo, y el único de La Manada que no está enjuiciado por el caso de Pozoblanco, la causa abierta por la que se acusa al resto de miembros de haber abusado sexualmente de una chica de 21 años durante las fiestas de Torrecampo (Córdoba) en 2016.

Su abogado, Agustín Martínez, ha explicado este jueves a Efe que este hecho «no tiene consecuencias» para su auto de libertad provisional aunque sí puede ir a prisión por el nuevo delito. El letrado todavía no ha podido hablar con su cliente, que se encuentra en dependencias policiales desde anoche, donde aún no se le ha tomado declaración y, según fuentes policiales, será tras la práctica de las diligencias y la finalización del atestado cuando será puesto a disposición judicial, previsiblemente en el día de hoy.