La doble cara del Gobierno de Pedro Sánchez con la educación concertada

Buena parte del Ejecutivo socialista se formó en las aulas de colegios concertados. Ahora pretenden eliminarlos

MadridActualizado:

12345678910111213141516171819
  1. Un reflejo de la pluralidad política y social

    El Gobierno de Pedro Sánchez ha sentenciado a muerte a la educación concertada con su reforma de la Lomce. Desde el primer anuncio de la medida educativa estrella del Ejecutivo socialista quedó claro cuáles eran sus verdaderas intenciones. Su portavoz fue Isabel Celaá —la responsable de un sistema de enseñanza con la tasa de repetidores más alta de todos los países de la OCDE—. «La concertada puede estar, y puede dejar de estar, pero la que tiene que estar es la educación pública», dijo Celaá ante la Comisión de Educación en el Congreso. Luego se vio obligada a matizar. Pero su modificación de la Lomce sigue adelante.

    Si ahora Sánchez consigue su pretendida reforma, —gracias al apoyo de sus socios de investidura poco dados a primar derechos tan fundamentales como la libertad de educación— se dejarán de abrir nuevos colegios concertados, pese a que exista «demanda social».

    Ni elitista ni de derechas

    No es la primera vez que los socialistas intentan coartar la libertad de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos. Antes de llegar al Gobierno, en marzo de 2014, un grupo de diputados del PSOE denunciaron varios artículos de la Lomce referidos a la asignatura de Religión y a la educación diferenciada, pero se estrellaron contra el Tribunal Constitucional.

    En la actualidad, el 25% del alumnado estudia en un centro concertado, la mayoría son católicos. La proporción es aún más alta si nos fijamos en los miembros del Gobierno de Pedro Sánchez. Ni elitista ni de derechas, la escuela concertada católica no es más que un fiel reflejo de la pluralidad política y social. De hecho en los concertados católicos hay más padres que se definen de izquierdas (41%) que en el resto de centros (39,8%), según un informe «Demandas Educativas de los padres en España», elaborado por la Universidad Pontificia Comillas.

  2. Pedro Sánchez, el mejor colegio público de Madrid

    Estudió en el Ramiro de Maetzu, uno de los mejores centros públicos de Madrid. Se licenció en Económicas en un centro privado de El Escorial, Real Centro Universitario María Cristina, adscrito a la Complutense. Sus dos hijas estudian en un centro público de Pozuelo, el Príncipe de Asturias.

  3. Isabel Celaá con los corazonistas

    La portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Isabel Celaá, estudió en el colegio Sagrado Corazón de Bilbao. Una escuela católica que, al igual que la mitad de los centros educativos del País Vasco, pertenece a la red concertada. La ministra tiene dos hijas, Bárbara y Patricia Aspichueta. Pese a que más tarde optarían por ramas educativas muy diferentes, ambas estudiaron en el colegio Bienaventurada Virgen María (BVM) - Irlandesas de Lejona (Vizcaya). Otro centro concertado e «inspirado en los valores del Evangelio».

  4. José Guirao, colegio público rural y luego con los escolapios

    El ministro de Cultura y Deporte estudió en el colegio público Rural San Miguel, en La Fuente, una barriada de Pulpí rodeada de chumberas. Guirao se trasladó a Murcia cuando era un adolescente porque su hermano empezó la carrera de Medicina. El ministro estudió cuarto, quinto y sexto de Bachillerato en el instituto murciano de Floridablanca. Después se marchó a Madrid para cursar COU en los Escolapios. Fue en la capital de España donde inició Filología Hispánica, una carrera que estudió en Madrid durante dos años, continuó en Granada y terminó en la Universidad de Murcia.

  5. Magdalena Valerio, alumna de las antiguas universidades laborales

    Magdalena Valerio nació en Torremocha, provincia de Cáceres, el 27 de septiembre de 1959, donde estaba destinado su padre, un guardia civil. Alumna de las antiguas universidades laborales, cursó sus estudios de Bachillerato en la Universidad Laboral de Alcalá de Henares (ULAH), uno de los centros educativos con más tradición en Alcalá de Henares. Luego estudió Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, donde se licenció en 1985.

  6. Fernando Grande-Marlaska, con los salesianos

    La Salle Bilbao fue el colegio en el que estudió Grande-Marlaska. Una escuela perteneciente a la red concertada que, desde hace 120 años, oferta una educación «humana y cristiana». El ministro no tiene hijos.

  7. Nadia Calviño, colegio privado de marchamo progresista

    Se formó en el Colegio «Estudio» en Aravaca (Madrid), un centro educativo cien por cien privado con marchamo progresista. El colegio fue fundado en 1940 con el propósito de preservar y difundir la filosofía de la Institución Libre de Enseñanza. Sus valores son la libertad de cátedra y la negativa a ajustar las enseñanzas a cualquier dogma oficial en materia religiosa, política o moral. No sabemos los datos de sus cuatro hijos.

  8. Teresa Ribera, una apuesta familiar por la educación pública

    Ribera y sus hijos se formaron en la educación pública. Licenciada en Derecho en 1992 por la Universidad Complutense de Madrid y diplomada en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de Madrid, Ribera fue profesora asociada de Derecho Público en la Universidad Autónoma de Madrid.

  9. Pedro Duque, la educación privada «por delante»

    El ministro estudió en un colegio privado, Aula, junto a la Urbanización Parque Conde Orgaz de Madrid, una zona residencial de alto nivel adquisitivo. Él ha llevado a sus hijos a centros privados y es defensor de colegios privados tras recibir un premio de la Asociación Española de Centros Privados de Enseñanza (ACADE), cuando animó a la escuela privada a «seguir corriendo delante de la escuela pública».

  10. María Jesús Montero, en el colegio público donde trabajaba su madre

    Hija de docentes, María Jesús Montero estudió en el colegio público José María Izquierdo. Su madre trabajaba allí como maestra. Se licenció en Medicina en la Universidad de Sevilla. Tiene dos hijas. Ambas estudiaron Primaria en los Altos Colegios de la Macarena, y Bachillerato en el IES San Isidoro, ambos centros públicos bilingües en alemán, que les correspondía por su zona de residencia.

  11. Maritxell Batett, alumna de un centro concertado laico

    La ministra de Administraciones Públicas estudió en la Escola Graví de Barcelona, concertada, catalana, laica y cooperativista

    Licenciada en Derecho por la Universitat Pompeu Fabra (UPF). Batett siempre estuvo becada. Sus hijas mellizas, que ahora tienen cinco años, ursan preescolar en una escuela italiana de Barcelona (privada) que sigue el método M. Montessori, informa Esther Armora (Barcelona).

  12. Reyes Maroto, siempre en la escuela pública

    Sigue muy vinculada a su tierra vallisoletana y especialmente al municipio de Ataquines, donde residen su padre y su madre y donde estudió la EGB en el colegio público de localidad. Más tarde, continuó sus estudio en el Instituto Alfonso VI, también de titularidad pública y sitiuado a una veintena de kilómetros de su pueblo. Maroto se licenció posteriormente en la Facultad de Económicas de la Universidad de Valladolid y comenzó su carrera profesional en la Comunidad de Madrid.

  13. Margarita Robles, con las teresianas

    Hija de un abogado, cursó estudios primarios en el Centro Concertado de Enseñanza Santa Teresa en León. A los doce años se trasladó con su familia a vivir a la ciudad condal, donde se licenció en Derecho en la Universidad de Barcelona.

  14. Carmen Calvo, con las escolapias

    Estudió en el colegio de las Madres Escolapias de Cabra (hoy Colegio San José RRMM Escolapias). Colegio obviamente religioso. Pasó después por el Instituto público Aguilar y Eslava de Cabra. Se licenció en Derecho por la Universidad de Sevilla y se doctoró en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba. Su única hija estudió en colegios públicos en Montilla y Córdoba, donde pasó su infancia.

  15. Dolores Delgado, en un colegio concertado

    Estudió en el Colegio Blanca de Castilla (concertado) y sus dos hijos, en el Colegio Ramón y Cajal (privado).

  16. José Borrell estudió en un centro público

    Josep Borrell estudió en La Pobla de Segur (Lérida), un pequeño pueblecito de apenas 3.000 habitantes (unos 2.500 cuando nació Borrell en 1947). La Pobla de Segur solo tiene una escuela: Els Raiers (Los Gancheros) fundada en 1935. A los 15 años Borrell se fue a estudiar a Lérida enviado pos su padres, para hacer el Bachillerato de entonces. El ministro de Exteriores tuvo dos hijos en los setenta con un primer matrimonio (ahora convive con Cristina Narbona). Uno estudió Ciencias Físicas y el otro es diplomático.

  17. José Luis Ábalos

    Cursó sus primeros estudios en una escuela privada por decisión de sus padres, pese al esfuerzo que esa opción supuso para la economía familiar. Estudió COU –mientras trabajaba en una gestoría – en el Instituto Público Cid Campeador, de Valencia, y se diplomó luego en Magisterio. Sus dos hijos menores van a colegios concertados, sus dos hijos mayores completaron la ESO en la pública y el tercero se educó siempre en centros públicos.

  18. Luis Planas

    Los dos hijos del ministro de Agricultura estudiaron en el Liceo francés de Bruselas y Rabat, un centro privado al que la mayoría de los diplomáticos envían a sus hijos, ya que este centro escolar internacional está presente en la mayoría de los países.

  19. María Luisa Carcedo, alumna de la pública

    María Luisa Carcedo siempre ha apostado por la educación pública en la que también se forma su hijo. Estudió la carrera de Medicina en la Universidad de Oviedo y antes fue al instituto público de El Entrego.