Una de las víctimas del accidente de autobús en Freginals, Tarragona
Una de las víctimas del accidente de autobús en Freginals, Tarragona - INÉS BAUCELLS

El uso del cinturón de seguridad es obligatorio desde 2007 y acarrea multas de hasta 200 euros al pasajero

Ninguna de las trece víctimas del autobús siniestrado llevaba puesto el sistema de protección que puede salvar hasta el 80% de las vidas, según la directora general de Tráfico María Seguí

E. M. / ABC MadridActualizado:

El comisario de Movilidad de los Mossos d'Esquadra, Miquel Esquius, ha anunciado este miércoles 23 de marzo que ninguna de las trece jóvenes universitarias de Erasmus que perdieron la vida el pasado domingo en el accidente de autobús registrado a la altura del kilómetro 333 de la AP-7, a la altura del pueblo tarraconense de Freginals, lleva puesto el cinturón de seguridad. Este sistema de protección es preceptivo por directiva comunitaria desde octubre del año 2007, según el Real Decreto 445/2006, y acarrea multas por no llevarlo sujeto de hasta 200 euros por pasajero.

Tal y como denunciaron a ABC varios conductores de líneas de autobuses, como el empresario José María Turón, «se hace caso omiso a los avisos del conductor», que solo tiene la obligación de informar al pasaje de que ese sistema de segurida es necesario. Una vez comunicado, el pasajero es responsable de llevarlo o no puesto.

El conductor del autocar siniestrado, propiedad de la línea de Mollet del Vallès Autocares Alejandro, tiene 62 años y en este momento se encuentra crítico en el hospital debido a las numerosas lesiones que se le detectaron horas después del accidente. Se le imputan 13 delitos por homicicio imprudente.

Cerca de 3.000 personas en la última semana no llevaban el cinturón de seguridad puesto, 167 de ellos niños, según la última campaña de la DGT

Hoy mismo se ha conocido que en la última campaña de vigilancia auspiciada por la Dirección General de Tráfico ( DGT) para velar por el uso del cinturón de seguridad entre conductores y pasajeros de los turismos, casi 3.000 personas -2.728- eludieron el elemento de seguridad. Esta campaña fue llevada a cabo por los Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil entre el 14 y el 20 de marzo en carreteras interurbanas, exceptuando las de País Vasco y Cataluña, al tener las competencias transferidas, por lo que el número de personas que siguen sin hacer uso de este dispositivo de seguridad es mayor, según informa la DGT. En este sentido, se han controlado 379.246 vehículos y se han denunciado a 2.728 personas, de ellas 167 eran menores de 12 años que viajaban sin cinturón o sin SRI. De estos menores, 46 iban en el asiento delantero y 121 en los traseros.

En concreto, el 74% de las personas que no hacían uso de dicho dispositivo de seguridad circulaban por carreteras convencionales, carreteras donde se producen 8 de cada 10 fallecidos.

Desde la DGT han reiterado que el cinturón de seguridad es un elemento «básico y fundamental de la seguridad vial, un seguro de vida», ya que puede reducir hasta un 80% la probabilidad de muerte en accidente. Por este motivo, han señalado que su uso es obligatorio para todos los ocupantes del vehículo y en todo tipo de vías. Además, han añadido que la utilización correcta del mismo es «imprescindible» para que cumpla el cometido para el que fue creado.