Imagen del vídeo difundido por Arran
Imagen del vídeo difundido por Arran

Arran daña varios vehículos de alquiler en Palma en un nuevo acto de «turismofobia»

El movimiento independentista radical vinculado a la CUP lleva ya varios años cometiendo actos vandálicos en Mallorca

Palma de MallorcaActualizado:

El movimiento independentista radical Arran, vinculado a la CUP, ha publicado este lunes en su cuenta de Twitter un vídeo en el que se ve a dos integrantes de dicha organización dañando seriamente varios coches de alquiler. Según se señala en el vídeo, el ataque nocturno habría tenido lugar en «Palma, Països Catalans».

Las imágenes iniciales muestran los logotipos de varias empresas de «rent a car». A continuación, se ve cómo los dos miembros de Arran golpean con un martillo la luna delantera de un vehículo, deshinchan la rueda de un coche, pintan con espray otros automóviles o ponen pegatinas sobre ellos. El citado movimiento radical justifica su acción vandálica en que habría más de 100.000 coches de alquiler turístico en Mallorca, que provocarían «saturación, insostenibilidad y contaminación».

Cabe recordar que en julio del pasado año varios integrantes de Arran realizaron una concentración en el aeropuerto palmesano de Son Sant Joan, para protestar contra la supuesta masificación turística que existiría en la actualidad en Mallorca. Durante la concentración, la Policía identificó a los asistentes a la misma. Las personas que participaron en dicha protesta se situaron en la terminal de llegadas. En dicho espacio desplegaron una pancarta de gran tamaño con el lema «Tourism kills Mallorca» («El turismo mata Mallorca»).

En esas mismas fechas, varios hoteles de lujo del casco antiguo de Palma amanecieron con pintadas en sus fachadas. Los lemas empleados en dichos actos vandálicos fueron «Hoteles, fuera del barrio», «Un hotel más, cien vecinos menos» o «¡Basta de hoteles!». Además, hace un año Arran llevó también a cabo una acción de protesta en las inmediaciones del Castillo de Bellver, cuando el autobús turístico que recorre la capital balear se encontraba momentáneamente detenido.

Un largo historial

Las primeras actuaciones vandálicas de Arran en Mallorca se remontan a abril de 2013, cuando atacaron la sede del PP balear, situada en la calle Palau Reial de Palma. En aquella ocasión, integrantes del citado movimiento realizaron diversas pintadas en la fachada de la sede popular, dibujando por ejemplo una hoz y un martillo. Cuatro meses después, en agosto de ese mismo año, se produjo una actuación similar en el mismo edificio.

Posteriormente, el 22 de noviembre de 2016, Arran reivindicó un ataque con pintura realizado contra la fachada y contra una de las entradas de la parroquia de Santa Creu, ubicada en Palma. El argumento esgrimido para intentar justificar dicho acto de vandalismo fue que un día antes, el 21 de noviembre, se había celebrado en la citada iglesia una misa en memoria del jefe del Estado entre 1939 y 1975, Francisco Franco, y del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Unos meses después, a mediados de 2017, Arran protagonizó ya dos actos de turismofobia. Así, el 22 de julio de aquel año diversos activistas lanzaron confetti en el interior de un restaurante palmesano y encendieron bengalas en el exterior. Durante el ataque, los jóvenes que participaron en el mismo desplegaron varias pancartas, con mensajes como «Tourism kills Mallorca» («El turismo mata Mallorca») o «Aquí s'està lliurant la lluita de classes» («Aquí se está librando la lucha de clases»). Ya en agosto, Arran, Endavant Mallorca y Joves de la entidad ecologista GOB pegaron más de mil adhesivos en coches de alquiler aparcados en diferentes puntos de la isla, con lemas como «Aquest cotxe sobra» («Este coche sobra»).

El 30 de diciembre de ese mismo año, dos encapuchados quemaron una bandera de España, que previamente habían colgado en unas verjas boca abajo. Durante la quema se escucharon vítores y aplausos. El lugar escogido fue el Parque de las Estaciones de Palma. En el vídeo que difundió Arran entonces se veían también varias personas sosteniendo una pancarta con la inscripción «Organitzem-nos al carrer pels Països Catalans» («Organicémonos en la calle por los Países Catalanes»).