El marido de Teresa Romero, Javier Limón, en su aislamiento en el Hospital Carlos III.
El marido de Teresa Romero, Javier Limón, en su aislamiento en el Hospital Carlos III. - reuters

27 de octubre, ¿el fin del ébola?

Ese día se cumplirán 21 días del último contacto, aunque la OMS que el virus puede vivir en el semen hasta 90 días

Actualizado:

Pasan los días y el estado de salud de Teresa Romero sigue generando gran preocupación y alarma social. El primer contagio fuera del continente africano y las dudas que todavía persisten sobre cómo, cuándo y por qué se infectó la auxiliar de enfermería dejan todavía preguntas por resolver.

Sin embargo, la buena noticia es que, según anunciaron ayer desde el comité científico, los otros 15 pacientes que se encuentran aislados por haber mantenido contacto con ella se encuentran «asintomáticos». Uno de los portavoces, Fernando Rodríguez, fue tajante al confirmar que «no hay ninguna persona en España con la capacidad de transmitir el ébola, más allá de Teresa Romero».

Si finalmente ninguna de las personas aisladas desarrolla la enfermedad, solo Teresa Romero podría contagiar el ébola, y por tanto el riesgo de nuevos contagios sucedería «cuando el virus no sea detectado en su cuerpo y clínicamente esté restablecida».

Para que pueda considerarse por tanto que el peligro ha pasado tienen que pasar 21 días desde el último contacto: «Estaremos seguros de que el brote se ha concluido cuando ninguno de los trabajadores que atienden a Teresa presente síntomas pasados esos días», señaló ayer el portavoz del comité científico.

Los primeros síntomas en aparecer, después de un período variable que va de los dos a los 21 días y que en general suelen aparecer a los diez días, son en la mayoría de los casos dolor de cabeza, fiebre alta, dolor muscular y dolor en el vientre.

El 27 de octubre es por tanto cuando se termina el periodo de incubación después de pasados los 21 días del último contagio. Sin embargo, uno de los descubridores del virus alertó la pasada semana que hay un factor que podría quebrar este calendario. Según explicó, el virus puede sobrevivir en el semen hasta 90 días.

«En un hombre convaleciente, el virus puede persistir en el semen durante al menos 70 días, incluso un estudio sugiere la persistencia durante más de 90 días», señaló la Organización Mundial de la Salud. «El consejo es para los supervivientes del virus, que usen condones en sus relaciones 90 días después de superar la enfermedad», ha dicho Peter Piot, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical y uno de los descubridor del ébola en 1976.