El arzobispo Antonio Cañizares oficiando una misa
El arzobispo Antonio Cañizares oficiando una misa - abc

El Papa nombra a Antonio Cañizares arzobispo de Valencia

Sustituye a Carlos Osoro, nuevo arzobispo de Madrid

Actualizado:

El cardenal Antonio Cañizares ha sido nombrado nuevo arzobispo de Valencia por el Papa Francisco. Cañizares regresa a España desde Roma preocupado por la unidad tanto de la Iglesia como del país, que se enfrenta, a su juicio, a «decisivos problemas» afectado todavía «por una severa crisis económica a la que subyace otra moral y humana». En una carta dirigida a la Archidiócesis de Valencia, hecha pública por el Arzobispado de Valencia, Cañizares explica que: «vuelvo a España, insertado y enraizado en Valencia, con un gran desafío que no puedo omitir y apremia: la unidad».

«La unidad, en primer lugar, en la Iglesia: que seamos y estemos unidos como una piña para evangelizar y así recobrar el vigor de una fe vivida. La unidad en un proyecto común en que todos quepamos, todos aportemos, todos recibamos de esa misma unidad, sin excluir a nadie, con mano siempre tendida a todos».

A su juicio, «es un desafío para España y también de la Iglesia que en ella peregrina. Vuelvo a Valencia, vuelvo a España y llevo conmigo una gran preocupación: España misma». Se compromete a ponerse «al servicio de la cosa pública, del bien común en Valencia y en España, que se enfrentan ahora a tan importantes y decisivos problemas, afectadas ambas todavía por una severa crisis económica, a la que subyace una profunda crisis moral y humana, que urge superar».

Regresa a su tierra

«No vengo a una tierra desconocida: es mi tierra, Valencia; conozco sus pueblos, ciudades, aldeas, y comarcas, conozco a sus gentes, para mí tan cercanas y entrañables, conozco sus costumbres, su historia, su cultura, con las que me identifico, me es familiar su dulce y propia lengua valenciana aunque por ahora no la hable, pero que espero me enseñéis vosotros a hablarla bien y pronto», añade. Asimismo, afirma que: «allí donde he estado me he considerado valenciano e inseparablemente español, hijo de esta Iglesia y de esta tierra».

Cañizares ha mandado un saludo «a todos los pueblos y comunidades de la diócesis de Valencia», pero especialmente «a mi pueblo natal, Utiel, a mi pueblo de adopción, Sinarcas, al pueblo de donde procedo y que generosamente tanto se sacrificó por el bien común de Valencia, hasta desaparecer, Benagéber, y a la ciudad de Alcoy, donde se encuentra la primera y única parroquia -Santa María- que serví en la diócesis tras mi ordenación sacerdotal».

Una vida dedicada a la Iglesia

En referencia a su predecesor en el cargo, Carlos Osoro, ha afirmado que « Dios le pague todo como sólo él sabe hacerlo, que le ayude en su ministerio y que proteja y bendiga copiosamente a su nueva y querida diócesis madrileña». Cañizares Llovera, de 68 años, ha sido hasta ahora prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos y hace algunos meses se concluyeron los cinco años al frente de este «ministerio» vaticano.

El cardenal, que nació en Utiel (Valencia) el 15 de octubre de 1945, es doctor en Teología con la especialidad en catequesis por la Universidad Pontificia de Salamanca y fue ordenado sacerdote en 1970. El 6 de marzo de 1992 fue nombrado obispo de Ávila y el 10 de noviembre de 1995 fue designado miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El 20 de diciembre de 1996 fue nombrado arzobispo de Granada y el 24 de octubre de 2002 arzobispo de Toledo, en sustitución del cardenal Francisco Álvarez. El 24 de marzo de 2006 fue creado cardenal en el primer consistorio convocado por el papa Benedicto XVI y el 9 de noviembre fue nombrado por el pontífice alemán prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos.