Miguel Pajares, una vida al servicio de los enfermos en Liberia
El religioso Miguel Pajares junto al hermano George Combey, ambos aislados en el hospital - juan ciudad ong

Miguel Pajares, una vida al servicio de los enfermos en Liberia

Después de 54 años trabajando en África, el sacerdote tenía previsto regresar a España el próximo mes de septiembre

Actualizado:

A pesar de sus 75 años, el hermano Miguel Pajares sigue siendo una persona "alegre y comprometida" con la ayuda a los más necesitados. Así lo recordaba este lunes a ABC la hermana Chantal Mutwanene, una de las seis personas que permanecen desde el pasado viernes aislados en el hospital San José de Monrovia (Liberia) ante la posibilidad de que se hayan contagiado del virus del Ébola.

El religioso, natural de La Iglesuela (Toledo) y capellán del hospital que dirige la orden San Juan de Dios, llegó al contiente africano en la década de los 60. Primero estuvo en Ghana y desde 2007 trabaja en el hospital San José, como director espiritual y responsable de la Pastoral de los enfermos, comenta a ABC José María Viadero, director de la ONGD Juan Ciudad.

"El padre Pajares tiene fiebre y ya no tienes muchas ganas de comer", explicó la hermana Chantal, quien recordó que el sacerdote también padece problemas coronarios. "La administración de suero es muy delicado por sus problemas de corazón", añadió esta enfermera, de 47 años natural de Guinea Ecuatorial.

Regreso a Madrid

Desde España, sus compañeros y amigos siguen con preocupación el estado de salud del religioso. El delegado de Misiones de la diócesis de Madrid, el padre José María Calderón Castro explicó a ABC que recibió el último mail del hermano Pajares hace tres días.

"Me contaba que el hermano Patrick (el director del centro fallecido por el virus Ébola) estaba muy enfermo y que lo querían llevar a Ghana para atenderlo», recordó el padre Calderón.

Desde entonces no ha tenido más noticias del religioso, que trabaja en este hospital, fundado por la Orden de San Juan de Dios hace 50 años y que se ha convertido en un referente para la atención sanitaria en Liberia. Según comentó el padre Calderón, el religioso español «tenía pensado regresar a Madrid el próximo mes de septiembre».