El Papa no utilizará el «papamóvil» blindado en la JMJ de Río de Janeiro
Un grupo de trabajadores preparan el escenario del Papa en la playa de Copacabana con motivo de la JMJ - afp

El Papa no utilizará el «papamóvil» blindado en la JMJ de Río de Janeiro

El todo terreno blanco descubierto le permite estar más cercano a los jóvenes

Actualizado:

El Papa Francisco valora mucho la cercanía a la gente y ha decidido no utilizar el “papamóvil” blindado, habitual en todos los desplazamientos fuera de Roma, en la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, que comienza el próximo lunes. Utilizará, en cambio, el todo terreno blanco descubierto con el que recorre la plaza de San Pedro antes de las audiencias generales de los miércoles.

Pero la “firma” personal del nuevo Papa se nota sobre todo en la ampliación del programa elaborado inicialmente para Benedicto XVI. En lugar de descansar del vuelo de 12 horas todo el martes y miércoles, el Papa Francisco lo hará solo el martes, mientras que dedicará la jornada del miércoles a una peregrinación al santuario mariano de Aparecida, uno de los más visitados de América Latina.

El Santo Padre añadió también la visita a una favela, el encuentro con los obispos del Consejo Episcopal Latino Americano (CELAM) y la invitación a cinco jóvenes reclusos para un encuentro en el palacio episcopal. En cuanto a la visita a un hospital, el Papa ha escogido un centro que acoge a jóvenes sin recursos, y que está especializado en recuperación de dependencia de drogas y alcohol.

Oleada de manifestaciones

El primer cambio visible tendrá lugar durante el viaje. En lugar de la tradicional conferencia de prensa en vuelo, el Papa Francisco saludará personalmente a cada uno de los periodistas, pero reservará las declaraciones sobre temas importantes a los discursos de Brasil, que pronunciará en portugués y en español.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, manifestó el miércoles que la oleada de manifestaciones registradas en las últimas semanas en Brasil no ha afectado al programa de actos previstos. Según Lombardi, “tenemos confianza total en la capacidad de las autoridades para gestionar la situación. Emprenderemos el viaje con gran serenidad”.

El Papa sale de Roma el lunes 22 y descansa el martes en la residencia diocesana de Sumaré, donde se alojara durante toda la estancia. A partir del miércoles emprenderá un apretado programa de encuentros hasta la misa final del domingo, en la que anunciará la sede del próximo encuentro mundial de jóvenes.