Francisco visitará una favela y recibirá a reclusos en la jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro
Un niño tomando clases de batería en la iglesia São Daniel Profeta en una favela del Complejo de Manguinhos, que visitará el Papa - efe

Francisco visitará una favela y recibirá a reclusos en la jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro

El encuentro con dos millones de jóvenes de todo el mundo comenzará con la fiesta de acogida en la playa de Copacabana

Actualizado:

El Papa Francisco visitará la gigantesca favela de Manguinhos, donde viven unas 50.000 personas, durante su visita a Río de Janeiro del 22 al 28 de julio con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, cuyo programa definitivo ha dado a conocer el Vaticano.

Francisco llegará a Río el lunes 22 de julio, y poco después de la ceremonia de bienvenida realizará una visita oficial a la presidenta Dilma Rousseff en un palacio de la ciudad. El Santo Padre descansará del jet-lag y el vuelo de 9.200 kilómetros el martes, antes de emprender una intensísima actividad a partir del miércoles con una peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, patrona del Brasil, situado a 200 kilómetros de Río de Janeiro. A su regreso a la ciudad visitará a los enfermos del hospital San Francisco de Asís.

El programa del jueves incluye la visita a la comunidad de Varginha, situada en la enorme favela de Manguinhos, donde acude a entrenar a los jóvenes dos veces por semana el exfutbolista Jairzinho, estrella de la selección brasileña ganadora del Mundial de 1970.

El encuentro con dos millones de jóvenes de todo el mundo comienza el jueves por la noche con la fiesta de acogida, en la playa de Copacabana.

En la mañana del viernes, el Papa acudirá a confesar a uno de los «parques de la reconciliación» y mantendrá un encuentro con jóvenes reclusos en el arzobispado de Rio de Janeiro, donde almorzará con una docena de participantes en la JMJ.

La buena salud de Francisco le permitirá asistir personalmente al Vía Crucis con los jóvenes el viernes por la noche en la playa de Copacabana. El programa del sábado incluye misa con obispos, sacerdotes y religiosos, un encuentro con la clase dirigente del Brasil en el Teatro Municipal de Río de Janeiro y, por supuesto, la tradicional vela de oración con los jóvenes al anochecer, en una gran explanada de las afueras de la ciudad.

El Papa celebrará el domingo la misa de clausura en la que se anunciará el lugar de cita de la próxima JMJ. Por la tarde mantendrá el tradicional encuentro con los voluntarios y también una reunión con el Comité de Coordinación de la Conferencia Episcopal Latino Americana (CELAM), que promueve con gran dinamismo la nueva evangelización del continente.

Al atardecer emprenderá viaje de regreso a Roma, a donde llegará ya el lunes, completando una semana entera de actividad para su primera JMJ, convocada por Benedicto XVI hace dos años al término de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid.