Dalila no fue diagnostica de gripe A hasta la tercera visita a Urgencias

CRISTINA GARRIDO | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La familia de Dalila ya adelantaba ayer por la tarde que la joven se encontraba «muy grave». Tanto, que durante dos minutos su corazón había dejado de latir, aunque los médicos consiguieron devolverla a la vida... por poco tiempo. A la 1.20 horas de esta madrugada la joven de origen marroquí fallecía en la UCI del Hospital Gregorio Marañón, donde permanecía ingresada desde el pasado 15 de junio aquejada de gripe A.

Su caso no era como el de los cientos de españoles contagiados por el virus H1N1 que se han recuperado rápidamente. El asma que padecía, su avanzado estado de gestación y la neumonía que desarrolló a causa del virus se revelaron como un cóctel letal. Ha fallecido con sólo 20 años, precisamente el rango de edad con el que la gripe A se está cebando.

Dalila se ha ido, pero deja aquí a Ryan, el hijo prematuro (ha nacido con 28 semanas) que dio a luz ayer por cesárea cuando su estado se volvió crítico y los médicos decidieron provocarla el parto y salvar al crío, que pesó un kilo y medio al nacer y que hoy, ajeno al triste desenlace de su madre, lucha por salir adelante desde su incubadora del Hospital Gregorio Marañón. Ryan se encuentra estable, dentro de la gravedad que implica ser un niño prematuro y estar todavía bajo los efectos de los fármacos que se le administró a su madre. Lo que aún no han podido precisar los médicos es si Rayan ha podido contraer la gripe A por vía fetal. El servicio de microbiología del hospital está anaIizando al bebé y tendrá resultados dentro de 48 horas.

A Dalila no supieron decirle que es lo que estaba pasando en su organismo hasta la tercera vez que visitó las urgencias de un hospital, por lo que no comenzó el tratamiento con antivirales hasta ese momento. Según ha explicado el jefe de urgencias del Gregorio Marañón, Juan Andueza, la primera, el 11 de junio en este mismo hospital, los médicos relacionaron su sintomatología (fiebre baja y unos dolores que no hacen indicar que tiene gripe) con molestias típicas de su avanzado estado de gestación. La segunda vez, el 13 de junio, acudió al Hospital de Fuenlabrada, donde volvieron a reconocerla y la dieron de alta al ver que mejoraba del cuadro clínico.

El embarazo complicó el diagnóstico

Pero su situación empeoró y fue en la tercera visita hospitalaria el 15 de junio, otra vez al Hospital Gregorio Marañón, donde se le diagnosticó una neumonía relacionada con el virus H1N1. La razón de que en las primeras visitas no se detectara en Dalila la enfermedad es que, según los expertos del Gregorio Marañón, la joven no presentaba síntomas claros de gripe en las exploraciones físicas.

Y es que el embarazo, según han explicado en rueda de prensa los médicos que la atendieron, «puede enmascarar la sintomatología de otras enfermedades». En el caso de Dalila, la sintomatología era «atípica», por lo que ya en el Gregorio Marañón decidieron someterla a una radiografía, una práctica que se evitó hasta el último momento porque está contraindicada para las embarazadas. Para entonces, Dalila había desarrollado una neumonía lobar izquierda asociada a la gripe A porque, según aseguran los expertos del centro madrileño, el virus de la gripe «nos predispone para poder coger una serie de enfermedades más graves cuando los pacientes están inmunodeprimidos o tienen tendencia al desarrollo de una enfermedad».

¿Podría haberse evitadola muerte de Dalila si hubiera sido correctamente diagnosticada desde su primera visita médica? Nunca lo sabremos, aunque para los médicos del Gregorio Marañón el comportamiento de las neumonías asociadas a la gripe es «muy imprevisible y a veces fulminante».