CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

«La audición es el sentido más importante»

El implante colclear es un dispositivo electrónico que sustituye al oído externo, medio e interno, capaz de recoger los sonidos, transformarlos en estímulos eléctricos para transmitirlos al nervio auditivo y restablecer el flujo de información auditiva que llega al cerebro

Actualizado:

El síndrome NARP, un trastorno progresivo del sistema nervioso central, produjo a Felisa Rodríguez ceguera a los pocos meses de nacer. Con el paso del tiempo, a las complicaciones habituales de una persona invidente, se sumó una sordera bilateral progresiva que se fue intensificando en la tercera década de su vida. «Era terrorífico ver que mi hija ni oía ni veía», recuerda con angustia su madre, Consuelo Alfageme.

Sumida en esta complicada situación, Felisa consultó su caso en la Clínica Universidad de Navarra, donde los especialistas en Otorrinolaringología le aconsejaron colocarle un implante coclear como medio para recuperar la audición. Felisa no lo pensó dos veces y en 2001, con 46 años, se sometió a la intervención quirúrgica necesaria para implantarle el dispositivo que le permitió salir del aislamiento en el que se había visto sumida: «Fue ponerme la parte externa del aparato y empecé a oír al momento. Bajamos a la calle y ya oía el ruido de los coches. Oía todo…estábamos todos locos de contentos». La experiencia de felicidad al recuperar el sentido de la audición fue compartida por toda su familia. «Al ver que mi hija me oía, no sabía qué hacer: si reír o llorar porque habían sido muchos años de mucha pena, de mucho sacrificio. Sin embargo, ahora es maravilloso ver que puedo hablar con mi hija», concluye Consuelo.

He estado 10 años sin escuchar la radio y tengo una laguna tremenda en cuanto a la música

Felisa pudo retomar entonces su vida. Ahora, con 59 años, recuerda que «he estado 10 años sin escuchar la radio y tengo una laguna tremenda en cuanto a la música. Pero ahora puedo leer, me gusta salir a pasear y, con una amiga, vamos todo el tiempo hablando. Necesitamos comunicarnos con los demás, poder hablar y escuchar porque la audición es el sentido más importante, más que la vista porque, si no oyes, no tienes un método de comunicación y estas solo totalmente. Perder la audición es lo peor que le puede pasar a una persona».

Para poder comunicarse con Felisa, el equipo de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra tuvo que aprender técnicas de lectura dactilológica para poder ayudarle en las primeras fases que corresponden a la activación y rehabilitación del implante, «un dispositivo electrónico que sustituye al oído externo, medio e interno, capaz de recoger los sonidos, transformarlos en estímulos eléctricos para transmitirlos al nervio auditivo y restablecer el flujo de información auditiva que llega al cerebro. Estas señales eléctricas son procesadas a través de las diferentes partes de que consta el implante coclear: un componente interno que se implanta quirúrgicamente y unos componentes externos, que son el micrófono, el transmisor y el procesador de la palabra», explica el doctor Manuel Manrique, especialista del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra que colocó el implante coclear a Felisa y acumula una experiencia de más de 1.000 implantes colocados en los últimos 25 años.