La nueva fórmula que revierte el envejecimiento
Imagen con las manos de un anciano - abc

La nueva fórmula que revierte el envejecimiento

Científicos de EE.UU. prueban un fármaco en ratones que rejuvenece los músculos. Si lo trasladáramos a humanos, sería como quitarse 40 años

Actualizado:

¿Se imagina que sus músculos a los 60 AÑOS respondieran con el mismo vigor que a los 20, como si no se hubieran desgastado con el paso del tiempo? La clave podría estar en un compuesto denominado NAD que fabrica de forma natural el organismo y va reduciéndose a medida que envejecemos. Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.) han demostrado –eso sí, solo en ratones– que suministrando este compuesto se logra revertir el envejecimiento. Al menos, para tres indicadores básicos de una buena salud: resistencia a la insulina (una condición que eleva el riesgo de diabetes), inflamación (relacionada con cáncer y enfermedades cardiovasculares) y el desgaste muscular.

El rejuvenecimiento logrado en el experimento, si lo trasladáramos a humanos, sería similar a quitarse de un plumazo 40 años de encima, según detallan en la revista «Cell».

Este trabajo muestra además un nueva ruta para luchar contra el envejecimiento que aún no se había explotado. El equipo de Harvard, dirigido por el profesor de Genética David Sinclair, ha descubierto que a medida que cumplimos años se producen una serie de acontecimientos moleculares que hacen más difícil la comunicación celular interna, entre el núcleo y las mitocondrias, las baterías energéticas de las células. A medida que se rompe la comunicación, se acelera el envejecimiento. Pero un aporte extra de NAD consigue restaurar esa comunicación perdida y devolver el vigor a los tejidos de los ratones tratados.

Es la primera vez que se describe el papel de este compuesto en el deterioro de la edad. Si se repiten estos resultados se podría acabar con la idea de que el envejecimiento es un proceso inexorable que no tiene vuelta atrás. Debido, a que la teoría científica más asentada es que las enfermedades relacionadas con el paso del tiempo son el resultado de mutaciones en el ADN mitocondrial que no pueden revertirse.

Como un matrimonio

El genetista David Sinclair lo explica con sencillez: «El proceso de envejecimiento que hemos descubierto es como un matrimonio. Cuando son jóvenes no paran de hablar, pero después de vivir muchos años juntos cada vez les da más pereza hablar. Y como en una pareja con problemas, basta restaurar la comunicación para resolver el problema». En el estudio, además de la Universidad de Harvard, también ha participado el Instituto de Envejecimiento de Estados Unidos y la Universidad de Nueva Gales del Sur de Sidney.

Tener unas piernas firmes, capaces de soportar una maratón a los 60, sería útil. Aunque más importante parece la conexión que puede tener el hallazgo con el cáncer y otras enfermedades asociadas a la edad.