Virus del sida
Virus del sida - Archivo

48 horas, límite para tratar la infección del VIH

Los pacientes con VIH que inician el tratamiento antiviral dos días después del diagnóstico conservan un sistema inmunológico mucho más potente contra el virus del sida

MadridActualizado:

Iniciar el tratamiento del VIH, el virus que causa el sida, en las etapas más tempranas de la infección por VIH, antes de los dos días del diagnóstico de la infección, puede permitir que el sistema inmune tenga una capacidad mucho mayor de hacer frente al virus. Según un estudio que se publica en Science Translational Medicine., el hecho de 'atacar' inmediatamente al virus facilta la formación de de células CD8 T 'asesinas' funcionales y preserva las células T auxiliares CD4 que son el objetivo principal del virus.

Investigadores del Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard describen los resultados de su estudio, realizado entre mujeres sudafricanas en riesgo de contraer el virus, en Science Translational Medicine.

«Este estudio muestra que limitar la cantidad de virus que encuentra el sistema inmunológico puede estimular respuestas de células T CD8 mucho más potentes, lo que lleva al desarrollo de una memoria inmunológica a largo plazo», explica Bruce Walker, del Instituto Ragon de la Escuela de Medicina de Harvard y del Instituto Médico Howard Hughes (EE.UU.), y autor principal del informe. «Los resultados tienen implicaciones para el desarrollo de la vacuna contra el VIH, ya que este tipo de inmunidad funcional al VIH es lo que necesitaríamos de una vacuna».

La infección por VIH induce una respuesta masiva de células T CD8 que inicialmente suprime los niveles del VIH. Pero esa respuesta pronto se agota y sigue siendo disfuncional, lo que permite que el virus se recupere y establezca una infección persistente.

Este equipo, dirigido por Zaza Ndhlovu, del Instituto de Investigación de Salud de África (Sudáfrica) y autor principal del informe, se dispuso a examinar si ese proceso podría ser subvertido por la aplicación muy temprana del tratamiento antirretroviral. Para ello, inscribieron a un grupo de participantes en el estudio FRES con sede en KwaZulu-Natal, la provincia sudafricana con una de las tasas de infección por VIH más altas del mundo.

Los resultados tienen implicaciones para el desarrollo de la vacuna contra el VIH, ya que este tipo de inmunidad funcional al VIH es lo que necesitaríamos de una vacuna

Iniciado en 2012, el estudio FRESH incluyó a mujeres de 18 a 23 años sexualmente activas y VIH negativas en el momento de su inclusión. Además de asistir a sesiones dos veces por semana que abordan el desarrollo profesional, la autoestima, las relaciones, la violencia de género y la prevención y el tratamiento del VIH, las participantes se someten a test de VIH en cada visita.

Zaza Ndhlovu
Zaza Ndhlovu - Africa Health Research Institute

El trabajo actual incluyó a 46 participantes en las que se detectó una infección por VIH 'hiperaguda': 26 de ellas comenzaron a recibir la terapia antirertoviral entras las 24 y 48 horas posteriores a la detección inicial, 8 en etapas posteriores de la infección y 12 cuando las células T CD4 se redujeron por debajo de 350, la cifra de tratamiento estándar para Sudáfrica en ese momento.

Los resultados mostraron que, si bien la respuesta inmediata a las células CD8 T específicas para el VIH de las mujeres que recibieron tratamiento antirretroviral muy precozmente fue mucho menos intensa que la de aquellas cuya terapia comenzó más tarde, esa respuesta siguió siendo funcional.

Entender lo que constituye una 'buena' respuesta inmune al VIH nos aporta información relevante para el diseño de vacunas

Además, la terapia más precoz también alteró la maduración de las células T CD8 específicas del VIH hacia la generación de memoria efectiva de células T antivirales y promovió respuestas potentes de células T CD4 específicas del VIH.

«Entender lo que constituye una 'buena' respuesta inmune al VIH nos aporta información relevante para el diseño de vacunas y podría servir para el diseño de intervenciones para obtener este tipo de respuestas en infecciones crónicas», señala Walker.

El sigueinte paso, escriben los investigadores es verificar si estas respuestas pueden controlar el VIH sin el tratamiento o si se puede potenciar aún más sus respuestas inmunitarias.