Familiares de Di Stéfano este martes
Familiares de Di Stéfano este martes - jaime García
real madrid

Homenaje mundial a Di Stéfano en su casa, el Bernabéu

Wert, Botella, Cifuentes, Lissavetzky, Cerezo, Gabi, Ramos, Camacho y otros muchos ex jugadores en la despedida de una leyenda

Actualizado:

Cinco mil personas habían acudido a despedir a Di Stéfano antes de la una de la tarde. La capilla ardiente situada en el palco de honor del Bernabéu, en «su casa», como decía él, era un multitudinario homenaje al mejor futbolista del mundo. Personalidades de la política y grandes hombres del fútbol pasaron por el estadio para rendir honores al hombre que revolucionó el Real Madrid y el fútbol español desde 1953. Desde Enrique Cerezo a Gabi, pasando por Ramos y Camacho, cientos de profesionales del balón dijeron adiós a Di Stéfano en un día histórico. Florentino Pérez recibió y saludó a todos los asistentes en una jornada muy emotiva para él. El presidente del Real Madrid vio jugar a Don Alfredo desde 1953 a 1964 y después lo sacó del ostracismo que sufría por parte del club, con enfrentamientos que requerían diplomacia. Florentino la tenía. En el año 2000 le nombró Presidente de Honor del club. El cargo que se merecía.

José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deportes, destacó del exfutbolista su ejemplo para los jóvenes: «Luchaba hasta el final, quería ganar siempre y lo daba todo para conseguirlo. Triunfó dando una lección de entrega. Ha sido uno de los mejores jugadores del mundo, sino el mejor». Ana Botella, alcaldesa de Madrid, fue rotunda: «Ha sido el mejor futbolista de la historia». Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno, dio un mensaje emotivo del exjugador : «Le conocí, hablé con él en varias ocasiones y siempre recordaba mi accidente de moto y me preguntaba cómo estaba. Los que le vieron jugar dicen que ha sido el futbolista más completo». Jaime Lissavetzky, líder socialista en el Ayuntamiento de la capital, era tan preciso con Ana Botella: «Su forma de jugar hasta el pitido final definió al Real Madrid».

Amancio: «En su cumpleaños comió percebes y gambas. Hasta para despedirse se fue completo»Los exjugadores vivieron un día duro. Santamaría, su compañero de habitación en las grandes glorias deportivas, lo expresó con claridad: «Era el más completo. Había jugadores que le superaban o en el disparo, o en el remate de cabeza o en el regate, pero esos futbolistas solo destacaban en una de esas cosas. Di Stéfano, sin embargo, era bueno en todas las facetas. El mejor». José Luis Pérez-Payá, otro compañero de éxitos, mostraba sinceridad en el recuerdo: «Nos echaba broncas y se lo admitíamos, porque lo hacía para que jugáramos bien». Amancio demostró buen humor, porque Don Alfredo quería que siempre hubiera buen ambiente: «En el día de su cumpleaños comió percebes, gambas. ¡Qué tío, hasta para despedirte te fuiste completo». Isidoro San José, Camacho, Gallego, García Cortés y Miguel Ángel Portugal precedieron a Ramos y Carvajal, profesionales del equipo actual, que estuvieron en el estadio mientras llegaba la máxima representación del Atlético: Enrique Cerezo, Caminero, Gabi, Clemente, Óscar Gil y Miriam Gil. El presidente rojiblanco era elocuente: «Fue uno de los mejores futbolistas de la historia». Allí estaba el presidente del Español, Joan Collet.

Luyk, Emiliano, Roma y Rullán representaron al Madrid de baloncesto. «Fue un grande del fútbol, el más grande», decía Clyfford. A las dos de la tarde ya habían pasado seis mil personas por delante del féretro. Y las colas daban la vuelta al estadio. «Si esto sucede en mayo, no en plenas vacaciones, tendríamos tres días de capilla ardiente», decían los profesionales de la entidad.