El primer miembro del club de los fantásticos
Pelé, con el Santos - ABC
Muere Di Stéfano

El primer miembro del club de los fantásticos

El argentino fue el futbolista más completo del que todos querían aprender. Marcó el camino que siguieron Pelé, Cruyff, Maradona o Messi

Actualizado:

El argentino fue el futbolista más completo del que todos querían aprender. Marcó el camino que siguieron Pelé, Cruyff, Maradona o Messi

1234
  1. Pelé, el gran goleador

    Pelé, con el Santos
    Pelé, con el Santos - ABC

    En el club de los elegidos, y como pionero por el impacto que tuvo su figura en aquel ofensivo fútbol en blanco y negro, Alfredo di Stéfano ocupa una posición de privilegio. Fue el mejor de su época, dueño de todos los registros y de los goles más importantes, un héroe que revolucionó el deporte y que marcó el camino que luego otros siguieron.

    Llegaría poco después Pelé y sus mil tantos, Johan Cruyff y ese estilo inimitable con la pelota, la perfecta zurda inmortal de Diego Armando Maradona y recientemente las diabluras de Leo Messi, que ya está entre los grandes con 27 años. Puede que haya más porque la lista se crea en función de los gustos, pero es indiscutible el protagonismo de estos fenómenos. Y el que empezó todo, el primero que se hizo eterno con el balón, fue Don Alfredo di Stéfano

    «La gente discute si Pelé o Maradona. Pero para mí Di Stéfano es mejor que nosotros dos»En el irresoluble debate sobre quién es el mejor jugador de la historia del fútbol, incomparables las épocas, Alfredo di Stéfano siempre tuvo buenas palabras para Edson Arantes do Nascimento, entregado a la magia de Pelé pese a su origen brasileño y siendo correspondido el piropo.

    Di Stéfano era un futbolista tremendo, el primer genio del balón, pero no tenía tanto gol como Pelé, estirada la estadística a los más de mil tantos (1.282). Di Stéfano poseía olfato, pero no llegó a tantas dianas, aunque es cierto que siempre ha existido la sospecha sobre el valor de los goles de Pelé. El brasileño, a diferencia de Di Stéfano, lo ganó todo con su país, pero por contra no tuvo más gloria que la que obtuvo con el Santos.

  2. Cruyff, templanza y elegancia holandesa

    Johan Cruyff, con el Barcelona
    Johan Cruyff, con el Barcelona - abc

    Johan Cruyff siempre presumió de tener una muy buena relación con Alfredo di Stéfano, del que admiraba su capacidad para ver el fútbol. El genio holandés brilló con el Ajax, con el Barcelona y también con su selección, privado quizá de algún premio mayor. Cruyff es, seguramente, el impulsor del fútbol moderno, líder natural de una generación que le debe todo.

    «En mi vida sólo he tenido un ídolo, y ha sido él. Tenía una visión por encima del resto»Tenía más templanza que Di Stéfano y una capacidad indescriptible para dejar atrás a sus marcador, impresionante con el balón en los pies. Era la elegancia, el cambio de ritmo y el liderazgo, aplicados todos sus conceptos también desde el banquillo. Di Stéfano abarcaba más campo que Cruyff, pero sí compartía ese don para el regate.

  3. Maradona, la zurda inmortal

    Maradona, con la Copa del Mundo de 1986
    Maradona, con la Copa del Mundo de 1986 - AP

    Maradona creció con el fútbol y en Argentina no hay discusión sobre el verdadero héroe del balón. Disfrutaron del «10» a todos los niveles y se le perdonan los cientos de errores que ha cometido a lo largo de su carrera, más importante el fútbol que cualquier otro valor. Di Stéfano, pese a cuestionar alguna vez a Maradona por su forma de proceder, aceptó públicamente que no hubo otro como él, exclusivo en casi todo.

    «Estar a su lado siempre ha sido un placer. Los españoles lo quieren, pero es nuestro»Aprendieron a «gambetear» en la misma tierra, pero puede que Maradona fuera más espectacular y rápido en ese sentido. Aunque no trabajaba tanto como Di Stéfano, la pierna izquierda de Maradona es irrepetible y catapultó a la selección albiceleste en el Mundial de 1986.

  4. Messi, el chico de oro

    Messi celebra un gol con el Barcelona
    Messi celebra un gol con el Barcelona - afp

    Se entiende que Messi forma parte ya de la lista de los mejores jugadores de todos los tiempos sin la necesidad de que sea exfutbolista, compartida la opinión por todos los miembros del planeta fútbol. Tiene cuatro Balones de Oro (Di Stéfano logró dos) y una trayectoria asombrosa con sólo 27 años. Dicen que tiene un poco de los cuatro magníficos y Di Stéfano siempre ha hablado maravillas de él, muy generoso en el piropo con su compatriota.

    «Hizo mucho en el fútbol. muchísimo. Ojalá pudiera conseguir todo lo que él consiguió»Messi destroza registros y el último fue el de convertirse en el máximo realizador en la historia de los clásicos, un mérito que le correspondía casualmente a su compatriota. Es, en cierto modo, el Alfredo Di Stéfano del siglo XXI, aunque tiene más similitudes con Maradona.