ES NOTICIA EN ABC

First Dates El dardo del comentarista de «First Dates» sobre uno de los comensales

El locutor de la cita hizo burla de los dientes de uno de los comensales mientras tenía su cita

Fernando se llevó una sorpresa cuando Raquel le dijo que no quería tener una segunda con él
Fernando se llevó una sorpresa cuando Raquel le dijo que no quería tener una segunda con él - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando acaba san Valentín no se acaban las ganas de enamorarse. Todavía con la resaca del día más romántico del año, First Dates vuelve a abrir sus puertas para recibir a los solteros que, a 364 días vista, buscan pareja en la que gastarse sus ahorros el próximo san Valentín. Tras un programa especial para honrar al patrón del

amor, el espacio de Carlos Sobera recuperó su formato habitual, con sus citas a ciegas y sus variopintos personajes.

La noche empezó con una pareja de «espíritus libres» pero con una considerable diferencia de edad: nueve años distan entre los 19 de Izaskun, una rastafari euskalduna, y los 28 del tatuador y grafitero José Manuel, barcelonés. Cuando llegaron no tenían muy claro lo que querían, especialmente ella, que buscaba «una relación, pero que también sea abierta».

Ya de primeras, al catalán no le convencían mucho eso de sentarse a cenar, en busca del amor, con alguien tan pequeño. Además, lo que José Manuel buscaba no era exactamente el amor, sino algo tal vez mucho más especial: una pareja que le acompañe en el viaje de su vida a Nepal. En cuanto vio a su pareja creyó que ya había fracasado, pero luego los acontecimientos demostraron que había llegado a la cita con demasiados prejuicios. La conversación fue remontando y siendo cada vez más animada, hasta que Izaskun supo qué era lo que buscaba José Manuel. Abrumada, sin dar crédito a lo que oía, a la vasca le pareció buena idea irse a Nepal con una persona que acababa de conocer, así que se marcharon juntos de plató, suponemos que rumbo a Katmandú.

Hubo también parejas más ortodoxas, para satisfacer los gustos de todos los públicos. Fernando y Raquel, de 51 y 44 años, ambos madrileños, fueron la primera pareja fallida de la noche. Uno se definía como «superfan de Jesús de Nazaret» y la otra presumía de llevar «18 años soltera porque me da la gana». La cena estuvo animada, no les faltó conversación y a Fernando se le veía encantado, casi enamorado de Raquel nada más conocerla.

Cuando ya estaba llegando los postres, el comentarista de First Dates hizo un comentario que no venía muy a cuento acerca del deterioro que presentaba la dentadura de Fernando. «Parece que Raquel quiere venderle una operación de seguro dental», dijo aprovechando que la profesión de la comensal era la de vendedora telefónica.

Ese fue el momento que eligió Raquel para aplacar un poco el arrobamiento de Fernando, y le advirtió que ella estaba «un poco a la espera, a la expectativa». Luego explicaba ante las cámaras que, como ella era muy «apática» no había querido decirle abiertamente que no. La sorpresa que se llevó Fernando cuando oyó que Raquel no quería darle una segunda oportunidad le cogió prevenido.