ES NOTICIA EN ABC

Fences Salir del escenario teatral para buscar el Oscar

La película dirigida por Denzel Washington se basa en una obra teatral de August Wilson

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La película dirigida por Denzel Washington, «Fences», está nominada al Oscar junto a sus dos protagonistas, el mismo Washington y Viola Davis. No es una de las favoritas, pero sí una de las más estimadas por los críticos e intelectuales norteamericanos. En absoluto es de extrañar esta preferencia, sobre todo si tenemos en cuenta que la película parte de un guión de August Wilson, adaptado de la obra teatral del propio Wilson que ganó el premio Pulitzer.

El poder de la película reside en el texto del mismo August Wilson, uno de los más grandes dramaturgos que ha dado Estados Unidos. Su obra más célebre, una serie de diez piezas de teatro titulada «The Pittsburgh Cycle», le valió dos premios Pulitzer, en 1987 y 1990. Cada obra se sitúa en una década distinta y describe los aspectos cómicos y trágicos de la comunidad afroamericana en el siglo XX. Sin embargo, la que realmente le llevó a la fama fue «Fences», publicada en 1985. Se trataba de un drama familiar ambientado en la década de 1950 con una vieja estrella de béisbol que no pudo acceder a las grandes divisiones porque en su época estaba prohibido que los negros jugasen en ellas. Cuando su hijo sigue sus mismos pasos en el momento posterior en el que sí se podía fichar a hombres de color para los primeros equipos, surgen los recelos, la amargura y el choque generacional.

Triple corona

«Fences» fue un bombazo teatral. Estuvo en cartelera durante 525 representaciones en Broadway, el mayor tiempo que estuvo cualquier trabajo de Wilson. Además, obtuvo la triple corona a la que puede aspirar cualquier obra teatral: un premio Pulitzer, un Tony y un premio del Círculo de Críticos de Teatro de Nueva York. Incluso, una reposición de la obra en 2010 (protagonizada por el mismo dúo que la película, Denzel Washington y Viola Davis) ganó el premio Tony a la mejor reposición, a la mejor actriz en una obra teatral y al mejor actor. Esta es la primera obra de este autor que llega a la gran pantalla. La repercusión de Wilson en el teatro estadounidense fue tan grande que hubo muchos intelectuales que le incluyeron en el selecto grupo de genios como Chejov, Ibsen, Beckett, Fugard, Pinter o Shaw. Para que se hagan una idea, a lo largo de su vida Wilson recibió dos premios Pulitzer («Fences» y «The Piano Lesson»), y ocho premios a la Mejor Obra Teatral del Círculo de Críticos de Teatro de Nueva York, algo insólito. De hecho, solo dos de sus obras («King Hedley II» y «Gem of the Ocean») no fueron galardonadas.

Todos sus trabajos, con excepción de «Gem of the Ocean» y «Radio Golf» han sido objeto de grandes reposiciones en Broadway y en circuitos alternativos. Su obra es vital para comprender la vida de los negros en Estados Unidos. Muchos dicen que su inspiración viene del blues, pero lo que es seguro es que componía obras maestras sobre las tramas de comunidades pequeñas donde se reflejaba un amplio universo.

De todas las obras, «Fences» es la que más cerca está de ser una autobiografía y hay muchos que la han comparado con «Muerte de un viajante» o «El rey Lear» por la capacidad de autodestrucción de su personaje central. En suma, una de las obras maestras del teatro norteamericano que sale del escenario para buscar la gloria también en el cine. Logre el Oscar o no (sus actores tienen serias posibilidades de conseguirlo), su puesto en el podio de honor está asegurado.