Lo de Susana, ni en Haití

Lo que ha hecho Díaz, organizar una manifestación contra su sucesor, es insólito en democracia

Luis Ventoso
Actualizado:

Los demócratas estadounidenses se pasaron ocho años ridiculizando a George W. Bush y tachándolo de descerebrado (lo cual es ridículo, pues nadie alcanza la Presidencia de la primera potencia del mundo siendo un botarate). Sin embargo, cuando llegó la hora de darle el relevo a Obama, el presidente saliente Bush se cuidó de que la transición resultase exquisita, engrasando perfectamente la máquina de la Administración para el buen desempeño de su sucesor. Eso es lo normal en cualquier democracia.

Susana Díaz es una política mal formada y bastante floja, una aparattchick sin oficio conocido fuera de la política, que ha firmado la caída del PSOE en Andalucía tras 36 años de hegemonía asfixiante. Carcomida por el rencor de perder un

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso