La sangre de los pobres

Bloy escribe para dar voz a los humildes pisoteados, en una especie de Miserere que tiene algo de graznido

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Acaba de publicar la editorial granadina Nuevo Inicio un hermoso y desgarrador volumen con las obras que Léon Bloy publicó en sus postrimerías: La sangre de los pobres, Meditaciones de un solitario en 1916 y la inconclusa En las tinieblas. Siempre es un gozo asomarse a la obra de este gran autor sufriente, bendito de Dios y maldito de los hombres, que completó una obra donde se alternan el improperio y la plegaria. Bloy disgusta o arrebata, su escritura en carne viva no admite contemporizaciones, sus palabras de fuego queman tanto que a los lectores no les queda otra salida sino abrasarse de furor o de entusiasmo. No hace falta aclarar que nos contamos entre los primeros.

Entre los seguidores

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada