Notre Dame que une y separa

¿No es sorprendente que la identidad nacional se haya incorporado a una catedral, cuando la nación es laica y solo el 3% de los franceses, según dicen, es practicante?

Guy Sorman
Actualizado:

Nadie podría haber previsto la emoción universal suscitada por el incendio de la catedral de París. Los franceses, generalmente tan divididos y tan poco practicantes, se encontraron repentinamente unidos en un mismo duelo colectivo. Nos han llegado mensajes de condolencia y simpatía de todo el mundo, como si todos los franceses hubieran perdido a un ser querido, y se han recibido sumas considerables para reconstruir la catedral. Del mismo modo que esta emoción no era predecible, tampoco es fácil de explicar, ya que une lo temporal con lo intemporal. Lo que es actual e ilumina esta emoción universal es el espantoso y fascinante espectáculo de ver en llamas una de las joyas más antiguas del arte occidental. Notre Dame pertenece

Guy SormanGuy SormanArticulista de OpiniónGuy Sorman