Editorial ABC

El idioma español, un valor compartido

El idioma español no solo goza de una excelente salud, sino que tiene por delante un futuro prometedor, pese a los furibundos ataques que rsecibe dentro y fuera de nuestro país

Actualizado:

El idioma español no solo goza de una excelente salud, sino que tiene por delante un futuro prometedor, pese a los furibundos ataques que recibe dentro y fuera de nuestro país, fruto del nacionalismo radical presente en algunas comunidades autónomas o del populismo indigenista que, por desgracia, emerge al otro lado del Atlántico, tal y como evidencia la deriva del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Prueba de ello es la influencia y repercusión que, una vez más, ha obtenido el Congreso Internacional de la Lengua Española, cuya octava edición inauguraron ayer los Reyes en la ciudad argentina de Córdoba junto al presidente Mauricio Macri. La cita reunirá a más de doscientos académicos, creadores y expertos de todo el mundo para analizar el enorme valor de esta lengua común, así como para reflexionar sobre los retos a los que se enfrenta en un mundo globalizado como el actual. La importancia que ha alcanzado el español es de tal magnitud que los números hablan por sí solos.

Para empezar, porque cuenta con casi seiscientos millones de usuarios, equivalentes al 8 por ciento de la población mundial, de los que su mayor parte vive en América, consolidándose como el segundo idioma internacional tras el inglés. Además, su creciente aprendizaje y expansión facilitan el intercambio económico y comercial entre los hispanohablantes, que ya representan cerca del 10 por ciento del PIB mundial, convirtiéndose así tanto en una lengua de negocios como en una útil herramienta de internacionalización empresarial. Sin embargo, lo más relevante es todo lo que representa para la sociedad y la cultura. El español es un acervo de conocimientos y valores cuya transmisión ha entretejido sólidos lazos entre diferentes pueblos y ha extendido lo mejor de la cultura occidental allende los mares.