Sara Rojo
La Tercera

Catecismo del buen progresista

«Te voy a mostrar algunas verdades que te servirán como llaves de oro para abrir las puertas del paraíso progresista. Comencemos por nuestra historia. El descubrimiento de América supuso un genocidio, el exterminio de pacíficos indígenas, que poseían una cultura muy superior a la de sus conquistadores»

Actualizado:

Dime, hijo, ¿cómo te llamas? -Pedro, Juan, Francisco… (Fulano). -¿Qué deseas? -Que me mostréis lo que debo hacer para llegar a ser un buen progresista. -Es necesario que creas en las verdades infalibles del progresismo y las defiendas siempre, oigas lo que oigas, porque, en todo tiempo y lugar, nuestros enemigos nos combaten y persiguen. -¿Cuáles son esas verdades? -Te voy a mostrar algunas, que te servirán como llaves de oro para abrir las puertas del paraíso progresista. Comencemos por nuestra historia.

El descubrimiento de América supuso un genocidio, el exterminio de pacíficos indígenas, que poseían una cultura muy superior a la de sus conquistadores. Cristóbal Colón fue un aventurero sin escrúpulos y un peligroso asesino: no merece honores ni