El contrapunto

Asesinado por no fumar

David es el último nombre en una lista demasiado larga que llena España de cruces blancas insoportablemente absurdas

Isabel San Sebastián
Actualizado:

David Carragal fue asesinado por no fumar. Mejor dicho; por no llevar tabaco encima. O para ser más precisos, porque una panda de malnacidos sin moral, ni raciocinio, ni mucho menos conciencia, la emprendió a patadas con él, hasta matarlo, por negarles un cigarrillo aduciendo que no fumaba. Ahora dicen que les increpó, como si tal embuste bastara para justificar su agresión. Lo cierto es que ellos conservan la voz y pueden mentir en su defensa. A David, en cambio, lo silenciaron definitivamente a golpes la noche del pasado lunes. Algo debemos estar haciendo mal, muy mal como sociedad, cuando se multiplican actos tan atroces como el descrito sin que sepamos reaccionar endureciendo su castigo.

David es el último nombre

Isabel San SebastiánIsabel San SebastiánArticulista de OpiniónIsabel San Sebastián