Un informe revela que la UE no logrará recuperar los caladeros sobreexplotados antes de 2020
Un informe revela que la UE no logrará recuperar los caladeros sobreexplotados antes de 2020 - OCEANA
DENUNCIA ONG

Un informe revela que la UE no logrará recuperar los caladeros sobreexplotados antes de 2020

Especies como la sardina, la merluza y el bacalao podrían sufrir extinciones comerciales en aguas europeas a corto plazo, advierte Oceana

Natural
Actualizado:

La organización internacional de conservación marina Oceana ha mostrado su preocupación ante el informe, para 2019, del Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca de la Unión Europea (UE) que ha difundido la Comisión Europea, dado el «alto nivel de sobrepesca» que se produce en las aguas comunitarias.

En torno a un 40% de las poblaciones de peces del océano Atlántico y un 87% del mar Mediterráneo se capturan de forma insostenible, subraya la organización.

El informe confirma, sostiene Oceana, que los países de la UE no cumplirán con su obligación legal de acabar con la sobrepesca, tal como establece la Política Pesquera Común, para el año 2020.

«La sobrepesca es una de las mayores amenazas a las que se enfrentan los mares europeos, junto con otros graves problemas como la contaminación por plásticos, la acidificación y el calentamiento global. Sin embargo, es el más fácil de resolver, ya que las soluciones están disponibles y simplemente se trata de tener voluntad política», señala Javier López, responsable de Pesca de Oceana Europa.

El informe reconoce «algunos avances en aguas del Atlántico, en particular en stocks pesqueros de aguas de la UE, dado que en los compartidos con terceros no son tan evidentes», continúa López. Los mares Mediterráneo y Negro –la región con más sobrepesca del mundo–, en cambio, «siguen en un estado muy grave y parecen lejos de avanzar hacia la recuperación de los recursos pesqueros», se lamenta el experto.

Stocks pesqueros esenciales, como la sardina ibérica, la merluza del Mediterráneo y el bacalao del Báltico oriental, se hallan «al borde del colapso», por lo que pueden sufrir una extinción comercial en un futuro próximo, denuncia Oceana.