El «transatlántico» del Manzanares
El «transatlántico» del Manzanares - abc
Segunda república

El «transatlántico» encallado en el Manzanares que sirvió de piscina a los madrileños

La capital inauguró en los años 30 un complejo deportivo en lo que hoy es Madrid Río. La Guerra Civil dejó «tocado» este recinto con forma de barco, que permaneció abierto hasta 1954

Actualizado:

«Las piscinas de "La Isla"», así titulaba ABC, hace 83 años, el 10 de julio de 1932, la apertura del «transatlántico del Manzanares».

En 1930 se elaboró un Plan General que daba la posibilidad de crear zonas destinadas al baño en el río de Madrid. Fue entonces cuando el arquitecto Luis Gutiérrez Soto recibió un encargo algo singular, que consistiría en la creación de un recinto de piscinas, frente a la entrada principal de la Casa de Campo.

Soto diseñó el edificio con aire marinero. Un gran transatlántico asemejaba su construcción, construido sobre una isla (300 metros por 20). En la parte correspondiente a la proa, se hallaba la piscina de preferencia, amplia, soleada y aireada; en la de popa, la popular, y bajo el puente, otra cerrada, para invierno. El «barco» también contaba con solarium, gimnasio y sala de fiestas, con bar y restaurante, y la consiguiente orquesta, que animaba las horas del té y facilitaba la ocasión de bailar a los aficionados.

Para el bañista lo más importante era el agua; el estado de limpieza y transparencia era la mayor garantía que se podía encontrar sobre la más escrupulosa higiene.

La piscina sufrió algunos destrozos durante la Guerra Civil, que fueron reparados con la llegada del franquismo. Estuvo dando servicio hasta febrero de 1954, que fue derribada y desapareció para siempre.