abc

Una gestora plural pilotará el PSM a cien días de las elecciones

Antonio Miguel Carmona, confirmado como candidato a la Alcaldía, lo mismo que el resto de candidatos municipales

Actualizado:

Concejales, diputados regionales, gente «de Tomás» y otros de corrientes alternativas: así es la gestora que la dirección federal del PSOE cerró anoche. En ella, la presidencia la tiene Rafael Simancas, ex secretario general del PSM, diputado nacional y el hombre que estuvo a punto de presidir la Comunidad de Madrid cuando tuvo lugar el «tamayazo». A su lado, como vocales, estarán Jaime Lissavetzky –portavoz municipal del PSOE–, Lucía Casares, Daniel Viondi, Borja Luis Cabezón, Sara Hernández Barroso, David Lucas, Pilar Sánchez Acera –rival de Gómez para la secretaría general del PSM–, Javier Rodríguez Palacios, Encarnación Moya –diputada regional cercana a Gómez–, Mercedes González, Victoria Moreno y Pedro Pablo García Rojo –concejal municipal próximo a Gómez–.

Este órgano tendrá entre sus funciones la gestión del grupo socialista en la Asamblea de Madrid, la designación de un Comité Electoral para las próximas elecciones municipales y autonómicas, y la realización de la propuesta de lista ante la Comisión Federal de Listas, previa consulta a las agrupaciones municipales y de distrito.

La lista se elaboró tras la reunión que mantuvo el secretario de Organización del PSOE, César Luena, con varios líderes del socialismo madrileño, entre los que estaban varios de los ahora integrantes de la gestora. Les transmitió tres mensajes:uno, que la disolución de la Federación de Madrid no tenía marcha atrás; dos, que todos los candidatos municipales elegidos en primarias en la región seguían siendo válidos –incluido Antonio Miguel Carmona, cabeza de lista para el Ayuntamiento de Madrid–, y tres, que la gestora que se ocupará a partir de ahora de dirigir el PSM será plural y contará con todos.

En la reunión se quiso dejar claro que el paso dado ayer es irreversible:«Ya no hay ejecutiva –en el PSM–; hay una gestora». Y será esta la que se ocupe, en los próximos días, de elaborar la propuesta de lista autonómica ante la Comisión Federal de Listas, y propondrá y aprobará también las listas municipales. Ello le garantiza la más que probable calma de todo aquel que quiera tomar parte de esas listas.

La «revuelta» de Tomás Gómez despertó reacciones diferentes entre los dirigentes del socialismo madrileño: en la rueda de prensa de la mañana le arroparon muchos seguidores, y alguno, como Antonio Miguel Carmona no dudó en reiterar, cuando ya el desastre era evidente, que seguía «poniendo las dos manos en el fuego por él».

Pero para otros, no era normal «el número que ha montado», porque otros, «en la misma situación» –tras ser disueltas sus agrupaciones– «nos hemos ido sin hacer ruido, y no poniendo el partido al borde del precipicio».

Desde Izquierda Socialista, se consideró la decisión de Ferraz como «justa, necesaria y esperada». En Más Izquierda –corriente de César Giner– ven la decisión «acertada» y piden primarias abiertas para elegir a su sustituto como cabeza de lista para la Presidencia regional. Carlos Morales, también rival de Gómez en las primarias pasadas, pidió «darle la palabra a la gente, militantes y simpatizantes». No obstante, en Ferraz apuntaron que el candidato no se elegirá por primarias porque «no queda tiempo».

Sectores críticos con Gómez aseguraban que la decisión de la Dirección Federal del PSOE era legítima, y además podía ser positiva porque «dentro del PSM había dos partidos diferenciados y excluyentes, que no pueden convivir», uno el que funcionaba con corrección, y «otro donde estaban personas sólo interesadas en cobrar el día 30 de cada mes».

Todo el mundo en el PSM es consciente de que tanto la decisión «manu militari» de Ferraz como el «motín» de Tomás Gómez pueden ser la puntilla para las aspiraciones de los socialistas en Madrid de cara a los comicios del 24 de mayo. Pero «si se consigue que los valores de siempre se mantengan, habrá merecido la pena».

Mientras, la concejal socialista de Coslada Ana Ranera Fariñas, anunciaba en facebook que abandonaba el PSOE porque «No admito a personas que defienden valores que nada tienen que ver con los socialistas».

Desde el Ayuntamiento de Parla, Beatriz Arceredillo –de una corriente contraria dentro del PSM–, explicó que «no es el momento de revanchas ni de apostar por personalismos», sino de apoyar «las decisiones del secretario general», y recordó que «por todos es conocida la imagen de deterioro que ha presentado en los últimos meses el PSM».

Algo en lo que coincidía también Rafael Gómez Montoya, el portavoz del PSOE en Leganés: «Pedro Sánchez ha ejercido la responsabilidad para la que fue elegido: defender el interés de los españoles y del PSOE. La mayoría del PSM está de acuerdo con la decisión».