Un mapache en el Centro de Recuperación de Animales Salvajes
Un mapache en el Centro de Recuperación de Animales Salvajes - COMUNIDAD DE MADRID

El mapache, invitado non grato en la Comunidad de Madrid

El mapache boreal, ese mamífero de aspecto afable y juguetón, se ha convertido en una amenaza para las especies autóctonas de la región

Actualizado:

El mapache boreal, ese mamífero de aspecto entrañable, ha llegado a la Comunidad de Madrid para no marcharse. Su cuerpo rechoncho y peludo y un pelaje en la cara con forma de antifaz que le da ese aire tierno y juguetón, poco tiene que ver con la realidad. Esta especie de origen americano está desplazando a la fauna autóctona e incluso puede ser perjudicial para la salud del ser humano.

Este animal, un carnívoro de entre unos 5,5 y 15 kilos de peso, fue detectado en el Parque Regional del Sureste –situado en una región a lo largo del curso medio-bajo de los ríos Jarama y Manzanares– en el año 2003. Estos animales llegaron al enclave como consecuencia de la suelta irresponsable de personas que lo tenían como mascota. «Cuando son pequeños son muy tiernos, pero a medida que van creciendo se vuelven agresivos», comenta Felipe Ruza, subdirector general de Conservación del Medio Natural de la Comunidad de Madrid. «La mayoría de la gente los abandona cuando crecen porque comienzan a ser una molestia».

Se estima que en España hay más de 1.400 especies invasoras entre plantas y animales. «La existencia de una población de mapaches en estado silvestre tiene un impacto negativo sobre el ecosistema», explica Ruza. «Además del riesgo que suponen para las especies que lo habitan, son un peligro para la población humana. Transmiten enfermedades como la rabia y la salmonela, además portan la lombriz intestinal».

Esta especie posee una gran capacidad de adaptación a nuevos ecosistemas. Esto es debido a que comen todo tipo de alimentos: frutos, hortalizas, huevos, anfibios y hasta galápagos europeos –la especie de tortuga más amenazada de España–. «Compite con los depredadores autóctonos como el zorro rojo», explica Pablo Cobos en el estudio «Nueva Fauna de la Comunidad de Madrid», en la revista Foresta del Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales.

Lea el reportaje completo en Madrilanea.