Compra de décimos de Navidad
Compra de décimos de Navidad - ABC

LOTERÍA DE NAVIDADEl Gordo no suele ser «suficiente para dejar nuestro trabajo y vivir de las rentas»

Los asesores financieros advierten de que la mayor parte de los agraciados en la lotería se gastan todo el premio en pocos años

Actualizado:

El Gordo de la Lotería de Navidad ha repartido este año 400.000 euros por cada décimo con el número 03.347, y de este total, los ganadores se han quedado con 322.000 euros tras abonar impuestos. A la hora de gestionar esta elevada cantidad de dinero, los expertos recomiendan cautela y prudencia con el fin de planificar bien la estrategia. Para exprimir al máximo su rentabilidad conviene gastar un pequeño porcentaje de esta cantidad y destinar el resto del dinero a ahorrar e invertir. En esta línea, los asesores financieros advierten de que la mayor parte de los agraciados en la lotería se gastan todo el premio en pocos años. «La experiencia con clientes nos dice que no conviene dejarse llevar por la euforia y la felicidad del primer momento. Nuestras recomendaciones principales son: la discreción, asumir la situación y elegir a un asesor patrimonial de confianza. Desgraciadamente, he visto como personas que no asumían estos consejos dilapidaban lo ganado en pocos años», alerta Marcelino Blanco, responsable de Planificación Patrimonial de Andbank España.

El premio de la Lotería de Navidad tampoco suele ser «suficiente como para dejar nuestro trabajo y vivir de las rentas». Por ello, conviene invertir al menos un 50% del premio «en activos líquidos». «Si, por ejemplo, destinamos todo el importe del premio a comprar un coche y una nueva casa, resultará que nuestro patrimonio habrá aumentado pero tendremos los mismos ingresos para hacer frente a mayores gastos que conllevan un coche más lujoso y una casa más grande», asegura Blanco.

«Desgraciadamente he visto como personas que no asumían estos consejos dilapidaban lo ganado en pocos años»

Los expertos de Value School coinciden en los pasos a seguir. El director de esta organización, Gonzalo Recarte, asegura que lo fundamental es aplicar la regla del 50-30-20 y «dedicar el 50% de nuestros ingresos a los gastos fijos, el 30% a caprichos y extras y el 20% al ahorro. Esto implica que nuestro día a día y ganemos lo que ganemos, tratemos de generar una base de ahorro que nos permita acumular patrimonio de cara a hacer frente a dificultades e imprevistos a la vez que nos garantizamos mantener el estilo de vida una vez jubilados».

Amortizar lel crédito hipotecario también suele ser una de las primeras salidas a las que recurren los premiados. «Nosotros siempre somos partidarios de reducir las deudas. Ahora bien, si la hipoteca es antigua, con un tipo de interés muy bajo o prácticamente en negativo y además se tiene la posibilidad de acogerse a la deducción fiscal, la cosa cambia y habría que estudiarlo», recomienda Recarte. Otra parte del pellizco debería ir a activos financieros. «Conviene adquirir activos reales (acciones) ya que son inversiones a largo plazo y no hay que olvidar que mediante esta compra nos convertimos en empresarios al tomar participaciones en compañías cuyos modelos de negocio necesitan tiempo para madurar», afirma Recarte.

El riesgo de la vivienda

Sobre la posibilidad de invertir el dinero en vivienda, los portavoces de la gestora Finizens indican que adquirir un inmueble es «un activo de indudable importancia», pero advierten de «grandes inconvenientes» por la concentración del riesgo en un solo activo y la baja liquidez debido al proceso de venta posterior y la necesidad de hacerlo a un precio adecuado. «También los costes de compraventa y de mantenimiento detraen de la rentabilidad futura», añaden. Desde Finizens abogan por tener exposición al sector, pero «de una forma global, diversificada y líquida a través de fondos indexados y cotizados».