Venta de décimos de Lotería de Navidad
Venta de décimos de Lotería de Navidad - JAIME GARCÍA

Dónde invertir el Gordo para exprimir toda su rentabilidad y no dilapidar el dinero

Los expertos recomiendan gastar un pequeño porcentaje de los premios de Lotería de Navidad -un 10% como máximo- y destinar el resto del dinero a ahorrar e invertir

En directo, Lotería de Navidad 2018

Comprobar Lotería de Navidad

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Gordo de la Lotería de Navidad estará dotado este año con 400.000 euros por cada décimo premiado, pero el ganador se quedará con 322.000 euros tras abonar impuestos. En primer lugar, los expertos recomiendan tener cautela y prudencia y planificar bien la estrategia de inversión. Para exprimir al máximo su rentabilidad conviene gastar un pequeño porcentaje de esta cantidad -un 10% como máximo- y destinar el resto del dinero a ahorrar e invertir.

[Busca aquí tu décimo para la Lotería de Navidad 2018]

Desde el Fondo Nacional para la Educación Financiera indican que el 70% de los ganadores de la lotería se gastan todo el premio en solo cinco años. «Cuando una persona recibe tanto dinero de golpe se desequilibra, porque se produce un impacto emocional muy elevado que deriva en emociones de alta intensidad de satisfacción y euforia que hacen que se sienta muy poderosa y capaz de afrontar lo que sea, y esto puede llevarla a tomar decisiones ilógicas e irracionales con respecto a negocios o compras muy caras», explica la profesora de Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Cataluña (UOC), Mireia Cabero. Por su parte, Elisabet Ruiz, profesora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC, añade que esta dilapidación se debe «al desconocimiento financiero y a la mala gestión del dinero». «Si una persona ha vivido en una familia en la que nunca ha habido dinero, cuando le toque la lotería se lo gastará enseguida porque no estará acostumbrada a tenerlo. De lo contrario, la persona será capaz de ahorrar y hacer un buen uso de él a largo plazo», ejemplifica esta profesora.

Por ello, desde la UOC aconsejan contactar con un asesor financiero que explique cómo invertir el dinero logrado con la Lotería de Navidad en base a premisas como nuestras necesidades, el perfil de riesgo y los conocimientos en economía e inversión de cada persona. «Hay que hacer un buen uso del dinero y aprovecharlo para tapar agujeros, como por ejemplo liquidar la hipoteca o, en caso de que existan, saldar las deudas pendientes. También podemos darnos pequeños caprichos, pero sobre todo es esencial no perder la orientación de uno mismo», indican desde la UOC.

En esta misma línea, desde iAhorro recomiendan pensar en el dinero como un colchón para cubrir necesidades e invertir para multiplicar su rentabilidad de cara al futuro. «La cantidad es la variable más importante en todo premio y la obtenida en la Lotería de Navidad no es tan elevada como para retirarnos a no ser que tengas varios décimos premiados. Los 322.000 euros del primer premio tras abonar impuestos nos permitirán tener un colchón, hacer alguna inversión, comprar una vivienda, pero difícilmente nos dejará retirarnos. Por ello, pensemos en este dinero como un colchón que más allá de darnos un capricho nos ayude a cubrir necesidades, como vivienda o disminuir nuestra deuda. Cuanto más pequeño es el premio más se usa el clásico 'tapar agujeros' y, al contrario, a mayor premio más opciones de utilizar parte del dinero como inversión para conseguir ingresos presentes o futuros», indica Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro.com.

«Cuanto más pequeño es el premio más se usa el clásico 'tapar agujeros' y, al contrario, a mayor premio más opciones de utilizar parte del dinero como inversión»

De hecho, el 40,9% de los encuestados por iAhorro dedicará los 322.000 euros de El Gordo a pagar deudas o tapar agujeros. El 22,3% se decantará por invertir en vivienda, el 16,2% en ahorrar, el 12,7% en otro tipo de gastos y el 7,9% en comprarse un coche. ¿Otra de las mejores opciones es pagar la hipoteca? «Si tenemos en cuenta el coste de las deudas y el escaso rendimiento de los productos 'seguros' como depósitos, cuentas… claramente amortizar deuda, de mayor coste a menos coste es una de las mejores opciones. Pero también hay que incluir el componente fiscal y si tenemos derecho a deducción por haber comprado nuestra vivienda antes del 31 de diciembre de 2012 es más interesante reservar el dinero e ir pagando el máximo de 9.040 euros anuales por contribuyente para conseguir la deducción del 15% por estas cantidades», apunta Gallardo.

Los expertos de elreclamador. es coinciden en los pasos a llevar a cabo. «Tras la alegría inicial, no podemos perder la cabeza: lo más sensato es amortizar primero las deudas que tengan un tipo de interés más elevado como los préstamos personales. Una vez 'tapado el agujero', tenemos que examinar si tenemos préstamos hipotecarios, si nos conviene cancelarlos anticipadamente, o solo parcialmente, o incluso dejarlos como están», aconseja Almudena Velázquez, directora legal adjunta en el reclamador.es.

Tras la alegría inicial, no podemos perder la cabeza: lo más sensato esamortizar primero las deudas que tengan un tipo de interés más elevado

Tras afrontar las deudas, conviene analizar cuánto se va a destinar a la inversión y al ahorro. «No es recomendable emplear más de un 10% de este dinero en caprichos, puesto que lo abultado de su importe en muchos casos provoca en el agraciado que no sea consciente de que el dinero se acaba y hay estudios que concluyen que la gran mayoría de premiados por la lotería no solo no han mejorado su situación económica sino que incluso la han empeorado diez años después de haber recibido el premio por tal circunstancia», recalca Velázquez. Por ello, la experta del reclamador.es cree que lo más adecuado es «diversificar el dinero en productos a medio y largo plazo, que 'retienen' nuestro capital en un periodo entre cinco y diez años y además nos dan una rentabilidad».

Sobre dónde invertir el dinero, Velázquez responde que «depende mucho de nuestro perfil». Para inversores conservadores, interesan depósitos y fondos conservadores, «que normalmente son a largo plazo y con menor rentabilidad». «Por el contrario, si lo que nos interesa es obtener una rentabilidad más alta, los mejores productos son los de mayor riesgo como los Contratos Financieros Atípicos (CFA), pero tenemos que tener en cuenta que se puede perder todo el dinero». añade Velázquez.

Por último, la experta del reclamador.es recuerda que conviene «esconfiar de las rentabilidades excesivamente altas porque nadie da euros a céntimo».