El ex presidente venezolano, Carlos Andrés Pérez, en 1989 - ABC

Muere el ex presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez

Llegó al poder en dos ocasiones y su segundo mandato estuvo caracterizado por el «Caracazo» y las intentonas golpistas de Chávez

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ex presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez falleció ayer, a los 88 años, de un infarto de miocardio en un hospital de Miami. Su muerte se produjo a las dos de la tarde y 41 minutos (hora de Miami), las 20.41 hora peninsular española, según informó en un primer momento a la prensa de su país Diego Arria, ex gobernador de Caracas y ex ministro de Información venezolano.

La noticia fue confirmada minutos después a la cadena Globovisión por la hija del ex mandatario, María Francia Pérez, quien informó de que la muerte de su padre “fue repentina... se había despertado con muy buen ánimo; estuvo hablando con nosotros muy elocuente, y de pronto le empezó a faltar el aire y en unos momentos se desvaneció. Le trasladamos al Mercy Hospital y allí falleció”, relató María Francia.

El ex dirigente había sufrido a finales de 2003 un episodio vascular que le provocó una hemiplegia con la parálisis de brazo, mano y pierna derechos, problema del que no llegó a recuperarse por completo.

Autoexiliado desde hace años en Miami, las inquietudes de Carlos Andrés Pérez durante los últimos tiempos, según su hija, se centraron “en la situación política de Venezuela, estuvo muy preocupado por ella, al fin y al cabo fue por Venezuela por lo que vivió y luchó hasta su último momento. Le preocupaba mucho el rumbo que está tomando el país”, aseguró María Francia Pérez.

Nacido el 27 de octubre de 1922 en Rubio (Estado de Táchira), Carlos Andrés Pérez dirigió los destinos de Venezuela durante dos mandatos.

Llegó a la Presidencia como candidato en las elecciones de 1974 por el partido Acción Democrática, tradicional aglutinador de la socialdemocracia venezolana, y permaneció en ella hasta 1979, durante el periodo conocido como la “Venezuela Saudí”, gracias al incesante flujo de dinero procedente de la explotación de unos enormes recursos petroleros.

Regresó al Palacio de Miraflores en 1989, pero su segunda etapa no fue tan plácida como la primera. Y terminó de forma abrupta en mayo de 1993, siete meses antes del plazo fijado para el final de su mandato.

Corrupción

Envuelto en varios escándalos de corrupción y en medio de numerosos episodios de violencia callejera y protestas ciudadanas, Carlos Andrés Pérez fue condenado a 28 meses de cárcel por “fraude a la nación” y por la apropiación indebida de 17 millones de dólares del erario público.

Fue condenado a 28 meses de cárcel por «fraude a la nación»

El ex dirigente ahora fallecido pasa por ser el primer presidente latinoamericano condenado por corrupción. Pasó los primeros meses de su condena en el Retén Judicial de El Junquito, una prisión de baja seguridad cercana a Caracas, de donde pasó bajo arresto a su domicilio, en la quinta La Ahumada, por razones de edad y mala salud, hasta completar dos años de condena.

Todo empezó a torcerse para Carlos Andrés Pérez en 1989, cuando propició un severo ajuste económico y una subida generalizada de precios que fueron muy contestados en las calles.

«Caracazo»

Las protestas dieron lugar al “Caracazo”, una revuelta ciudadana generalizada por buena parte de Venezuela que el presidente sólo pudo frenar recurriendo al Ejército. La represión originó, según cifras oficiales, 276 muertos, aunque hay fuentes que hablan de hasta dos mil desaparecidos.

La situación del presidente se fue tornando cada vez más insostenible hasta que, en la madrugada del 4 de febrero de 1992, un grupo de oficiales entre los que figuraba el teniente coronel Hugo Chávez lanzaron una asonada. Tras escapar del palacio presidencial en el maletero de un coche y después de unas horas de incertidumbre, Carlos Andrés recuperó el control de la situación.

El 27 de noviembre del mismo año, el presidente tuvo que afrontar una nueva intentona golpista durante la cual los militares alzados llegaron a bombardear el Palacio de Miraflores (sede de la Presidencia), el Ministerio de Relaciones Exteriores y el aeropuerto de La Carlota. Este segundo golpe de estado también fue fallido.

A la Justicia venezolana, en cambio, no se le escapó la presa. Y así, Carlos Andrés Pérez fue destituido por orden de la Corte Suprema de Justicia. Corría marzo de 1993.