REUTERS

El Parlamento Europeo premia la lucha por la democracia en Cuba

Concede el premio Sajarov al disidente Guillermo Fariñas. El PSOE asegura que así «se ningunean los esfuerzos de la diplomacia española»

CORRESPONSAL EN BRUSELAS Actualizado:

El Parlamento Europeo ha decidido otorgar el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia al disidente cubano Guillermo Fariñas que llevó a cabo una huelga de hambre de más de cuatro meses reclamando la liberación de los presos políticos encarcelados. El de Fariñas es el tercer galardón en sólo nueve años que la Eurocámara otorga a cubanos que se han distinguido por su lucha a favor de la democracia y el respeto a los derechos humanos en Cuba y es continuación de las condenas que aprobó la cámara por la muerte de Orlando Zapata, también a causa de una huelga de hambre.

En esta ocasión, el anuncio se produce en vísperas de que este lunes se reúna el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores que debe evaluar la propuesta alentada por el Gobierno español para rebajar la presión política hacia la dictadura cubana. El hasta ahora ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, pretendía que fuera eliminada la posición común que condiciona la normalización de las relaciones diplomáticas con La Habana, alegando que la excarcelación de disidentes que han sido enviados al exilio representa un paso significativo de la dictadura. La nueva ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, deberá gestionar el tema que hereda con este elemento nuevo que no favorece al punto de vista que ha defendido el Gobierno hasta ahora.

Fariñas, de 48 años, ha sido el más votado de una terna en la que estaba la organización israelí «Breaking the Silence» (Rompiendo el Silencio) y la opositora etíope Birtukan Mideksa. El cubano había sido propuesto por el Partido Popular Europeo que ha obtenido la mayoría sobre todo gracias al apoyo del grupo liberal. El eurodiputado popular José Ignacio Salafranca ha reconocido que las características de la candidatura de Fariñas «responden perfectamente a las exigencias que comporta el premio Sajarov por su defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la libertad de expresión y la lucha por la democracia, con gran sacrificio personal» que a punto estuvo de costarle la vida.

Izquieda Unida, en contra

Como es natural, el Partido Popular Europeo ha manifestado su satisfacción por la decisión, mientras que otros diputados como el de Izquierda Unida, Willy Meyer, consideran que «el premio Sajarov ha quedado tocado» después de la decisión de este año. Meyer, cuyas simpatías por el régimen cubano son bien conocidas, había presentado la candidatura de la saharaui Aminatu Haidar, que no logró suficientes apoyos, sobre todo en el campo de los socialistas españoles, a los que tampoco ha alegrado la decisión que se ha adoptado finalmente.

Los portavoces del grupo socialista no han hecho ni siquiera un comunicado sobre la decisión de la mesa de presidentes, puesto que, «no era nuestro candidato». La diputada socialista española, María Muñiz, ha reconocido por su parte que con esta decisión «se ningunean los esfuerzos de la diplomacia española».

Fuera del Parlamento Europeo, la decisión ha sido muy bien valorada por las organizaciones de defensa de la democracia en Cuba. En especial, el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, que fue el promotor de la actual posición común de la UE que exige a la dictadura cubana gestos claros de apertura.

Para Aznar, Guillermo Fariñas «encarna el sacrificio heroico de los que trabajan por la libertad de presos de conciencia cubanos». Antes que Fariñas habían recibido el mismo premio el también disidente Oswaldo Payá en 2002 y las «Damas de Blanco» en 2005. La presidenta de las «Damas de Blanco» Laura Pollán ha justificado el premio porque Fariñas es «un verdadero luchador» por la libertad y un «ejemplo a seguir» por lo que considera que «es un reconocimiento muy bien merecido». Payá ha sido el único galardonado que fue autorizado a viajar a Estrasburgo a recogerlo, mientras que a las «Damas de Blanco» les fue denegado el permiso.