Los Castro cierran filas sobre la «puesta al día» de su fracasado modelo económico

El líder cubano, de 84 años, hace referencia a su posible salida como primer secretario del partido único

madrid Actualizado:

Fidel Castro cierra filas con la gestión de su hermano Raúl en la Presidencia cubana —desde su retirada en julio de 2006 por una grave enfermedad— y con la «actualización» del modelo económico socialista que pretende introducir el congreso del partido único en abril. «Estoy contento porque el país está marchando a pesar de los desafíos», dijo Castro este miércoles. En una reunión con universitarios, el líder del castrismo sacó de su archivo un «histórico» discurso de noviembre de 2005 en el que alertaba del «peligro de las desviaciones internas que podrían hacer reversible la revolución», según recogía este jueves el diario oficial «Granma».

El jefe de la revolución de 1959 también se refirió a su futuro en el partido. Aunque Fidel recalcó que sigue siendo primer secretario del Partido Comunista Cubano —el último cargo que ostenta—, mientras no se celebre la conferencia nacional del PCC, aseguró ante los estudiantes que no asistía a ese encuentro «en calidad de primer secretario» de la formación. «Yo me enfermé e hice lo que debía hacer: delegué mis atribuciones. No puedo hacer algo que no estoy en condiciones de dedicarle todo el tiempo. Si yo mismo no sabía si iba a salir de aquello (la enfermedad)». Una universitaria le había expresado el deseo de la juventud de participar en la discusión de las líneas del congreso monográfico sobre la situación económica.

Distintas fuentes consultadas ayer en La Habana subrayaron que el dictador cubano no ha hecho una declaración formal de renuncia a la dirección del partido. Castro sigue oficialmente al frente del PCC, «pero no en la práctica porque no participa en su día a día ni en la comisión preparatoria» del VI Congreso, apunta el economista independiente y preso político con licencia extrapenal Óscar Espinosa Chepe. Una posible salida para Fidel Castro en esa conferencia del partido posterior al congreso podría ser la presidencia de honor de la formación, apunta Espinosa Chepe.

Reunidos en el Palacio de las Convenciones, Castro explicó a los estudiantes que las ideas que expuso en 2005 son «más actuales que entonces»: aplicar « el máximo de racionalidad en el salario, los precios, las jubilaciones y las pensiones», el «cero derroche» y mantener subsidios y servicios gratuitos «solo en cosas esenciales y vitales».

«No hay discurso, todo se ha acabado, hay que reciclar. El Gobierno no sabe qué hacer para resolver los problemas tan graves del país», interpretó la directora del Instituto Cubano de Economistas Independientes, Martha Beatriz Roque, sobre el hecho de que Castro rescatase un discurso de 2005. Algunos hechos sí han cambiado. La frustración entre la población es mayor, ahora se sabe que más de un millón de cubanos van a perder su empleo (el 25% de la población activa) y la corrupción «ha aumentado y afecta ya al nivel más alto del Estado», señala Chepe.

«Sus ideas están presentes»

Este economista considera que el régimen comunista pretende «hacer movimientos para no cambiar nada, esto no resuelve los problemas, es necesario la remoción total de un modelo que ha fracasado». Y aboga por un cambio en la propiedad privada «como herramienta para el desarrollo de la justicia social y económica».

Sin embargo, Marino Murillo, ministro de Economía y Planificación, ha advertido de que no habrá reformas sino «actualización» del modelo económico socialista, en el que se descarta la posibilidad de «ceder» la propiedad. Por si queda duda, Raúl Castro aseguró que «las ideas de Fidel están presentes en cada uno de los lineamientos propuestos».