Los posibles tres líderes del SPD alemán
Los posibles tres líderes del SPD alemán - ABC

Una troika presidirá el SPD alemán de forma provisional

Se inicia un proceso de sustitución que se prolongará, como muy pronto, hasta octubre

Corresponsal en BerlínActualizado:

La vacante en la presidencia de cualquier partido político desata inmediatas luchas por la sucesión, a menudo cruentas. En este caso no. Ante la ausencia de candidatos para sustituir a Andrea Nahles, que el domingo dimitió de la presidencia del Partido Socialdemócrata alemán, el SPD inicia un proceso de sustitución que se prolongará, como pronto, hasta octubre. La directiva de la formación política presentó ayer una dirección tricéfala provisional en la que los tres vicepresidentes asumen juntos la responsabilidad. Ninguno de ellos aceptó hacerlo en solitario. Se trata de Manuela Schwesig, presidenta de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Malu Dreyer, presidenta de Renania Palatinado, y Thorsten Schäfer figura de referencia desde su labor de oposición en el Estado federado de Hesse.

«Ninguno de nosotros ha elegido esta situación», dijo Manuela Schwesig, «pero como vicepresidentes recae sobre ellos la responsabilidad de dirigirlo». Los tres subrayaron ayer además que no estarán a disposición del partido en el congreso de octubre como candidatos a su presidencia.

También se autodescartaron a lo largo del día otras figuras destacadas como el actual ministro de Finanzas, Olaf Scholz, y el presidente de Baja Sajonia, Stephan Weil. El SPD no tiene quien quiera presidirlo y queda expuesto al asalto de los radicales Jusos, las juventudes del partido dirigidas por Kevin Kühnert.

Poco antes de las europeas, Kühnert sumió al SPD en el caos que ahora deja al partido sin directiva con unas declaraciones en las que reivindicaba la nacionalización de empresas alemanas como BMW. La directiva se vio obligada a desacreditar a los Jusos y los efectos de la confusión se manifestaron en el catastrófico resultado electoral.

Nueva estructura

El próximo día 24 de junio, la cúpula se reunirá para debatir sobre una nueva estructura del partido y sobre el procedimiento para elegir presidencia. Desde la Casa Willy Brandt, varias fuentes confirmaron que, dada la carencia de una personalidad que desee asumir el liderazgo, se está planteando la posibilidad de una vicepresidencia bicéfala, al estilo que tradicionalmente han practicado los pequeños partidos políticos alemanes, como actualmente Los Verdes o Alternativa para Alemania (AfD).

Se trata de una opción que toman solamente los partidos sin posibilidad alguna de lograr mayoría, por lo que no requiere un claro candidato a la Cancillería, y que tratan con sus dos cabezas de ampliar su espectro de voto ofreciendo la identificación con dos sensibilidades políticas diferentes.

El congreso en que sea elegida esa directiva, en todo caso, tendrá lugar entrado ya octubre y entre los puntos del orden del día figurará también la presentación de balance de la primera mitad de legislatura de la gran coalición y la cláusula de revisión que consta en el acuerdo que el SPD cerró con la CDU de Merkel. Ella ha dejado claro que desea continuidad y expresó ayer su confianza en la «solidez» de los tres miembros de la troika, todos ellos firmantes del pacto de coalición. Una ruptura colocaría a Alemania ante tres escenarios posibles: elecciones anticipadas, un gobierno de Merkel en minoría y una nueva alianza con Los Verdes, pero su co-presidenta Annalena Baerbock, descartó ayer que su partido vaya a actuar como «aliado en la reserva», en caso de que a la gran coalición «le falten las fuerzas».