El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hablando durante un acto con simpatizantes
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hablando durante un acto con simpatizantes - EFE

El Tribunal Supremo de Venezuela devuelve las competencias a la Asamblea Nacional y la inmunidad a los diputados

Esta decisión tiene lugar tras la reunión de emergencia declarada esta noche por el Consejo de Seguridad para esta misma noche con el objetivo de solucionar el «impasse» en el que se encuentra el país

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

En menos de 48 intensas horas, el presidente Nicolás Maduro y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) han rectificado en su golpe de Estado y han decidido devolver sus competencias a la Asamblea Nacional, además de la inmunidad parlamentaria de sus diputados.

Su repentina decisión no ha convencido a los parlamentarios opositores que se proponen el próximo martes destituir a los magistrados del Supremo y continuar la lucha con protestas en la calle hasta que haya elecciones y se produzca un cambio de gobierno.

El mandatario ha ordenado la enmienda. Este viernes se reunió el Consejo de Defensa de la Nación, convocado por Maduro y al que no asistieron ni el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, ni la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz.

En menos de tres horas de discusión el Consejo de Defensa acordó restituir las funciones de la Asamblea Nacional para resolver el conflicto por la denuncia de Ortega Díaz sobre la ruptura del hilo constitucional y la Sala Constitucional del TSJ.

Maduro declaró, antes que el vicepresidente Tareck El Aissami leyera un comunicado con seis decisiones: «Hemos llegado a un acuerdo de solución de esta controversia y puedo decir que con la lectura de este comunicado y la publicación de la aclaratoria y las correcciones respectivas de las sentencias 155 y 156 queda superado esta controversia, demostrando las capacidades de diálogo y resolución que se pueden activar por nuestra Constitución».

A la mañana siguiente de este sábado, el presidente del Supremo Tribunal, Maikel Moreno, convocó una rueda de prensa para aclarar la situación de la Asamblea Nacional y las sentencias emitidas asegurando que «el Tribunal Supremo de Justicia no ha anulado a la Asamblea Nacional de sus funciones ni a los parlamentarios de su inmunidad parlamentaria».

Moreno ordenó retirar a los periodistas no oficialistas que habían sido invitados a la rueda de prensa, dejando solo a la estatal «Venezolana de Televisión» para que cubriera el acto no obstante el repudio que manifestó el cuerpo diplomático. El día anterior la corresponsal de «Radio Caracol», Eliangela Gonzáles, fue brutalmente golpeada y arrastrada por el suelo por 10 uniformados de la Guardia Nacional en las puertas del Tribunal Supremo.

El presidente del Tribunal Supremo aseguró a los representantes del cuerpo diplomático acreditados en el país que no hará nada que atente contra la estabilidad de Venezuela. Sin embargo, algunas delegaciones europeas se retiraron del recinto antes de concluir el acto sin dar mayores explicaciones.

Moreno aseguró que «el poder judicial no mostrará pasividad ante los ataques de la soberanía nacional y en consideración al exhortó dado por el Consejo de Defensa hemos procedido a revisar las sentencias 155 y 156».

En este sentido, Moreno señaló: «Ratificamos la disposición al diálogo nacional y garantizamos la defensa de la nación (…) El Tribunal Supremo nunca va a tener conflictos con otro Poder Público, nosotros somos el árbitro garante de resolver las diferencias que den entre el resto de los Poderes».

A pesar de la rectificación oficial, Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, invitó a los venezolanos a continuar la lucha en la calle con protestas todos los días en todos los escenarios posibles hasta conseguir las elecciones y el cambio de Gobierno: «No se trata de una sentencia más o menos del TSJ. No nos calamos la dictadura porque no hay separación de poderes».

El diputado José Guerra dijo que el martes la Asamblea procederá a destituir a los magistrados porque lo que han cometido es un «delito con la enmienda y aclaratoria de las sentencias. Eso no está permitido y es una causal de destitución».