Connor Betts, de 24 años, en una imagen distribuida por la Policía de Dayton (Ohio) - REUTERS

TiroteoNueve muertos en un bar de Ohio, incluida la hermana del atacante

La rápida reacción de la Policía evitó una tragedia mayor, ya que el tirador tenía varios cargadores

Washington Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Es probable que en la noche del sábado alguna de las muchas pantallas del bar Ned Peppers, en Dayton (Ohio), normalmente dedicadas a deportes como el béisbol, hubiera alguna con las últimas noticias de la matanza de El Paso. Nadie podría imaginar que este bar en el medio de la América profunda fuera el escenario de la siguiente carnicería. Justo pasadas la una de la mañana, un joven se presentó en las afueras del local, en el distrito más animado de esta localidad del Medio Oeste, con chaleco antibalas y un fusil de estilo militar. Empezó a disparar y trató de entrar. Según un testigo, alguien trató de agarrar el cañón del arma y el atacante echó mano de una pistola.

Al ser una zona animada los fines de semana, la Policía llegó en un minuto y disparó al atacante. Pese al corto espacio de tiempo, se cobró nueve víctimas mortales y 27 heridos. La mayoría fueron dados de alta en la mañana de ayer.

La tragedia podría haber sido mucho mayor si la Policía no hubiese llegado a tiempo, ya que el atacante llevaba encima varios cargadores. Este fue identificado por las autoridades como Connor Betts, de 24 años. De momento no se conocen detalles sobre sus motivos. Pero, entre las nueve víctimas de la tragedia, está su hermana.

La reacción a la matanza repitió el patrón: las autoridades republicanas, empezando por el presidente de EE.UU., Donald Trump, expresaban condolencias a las familias, y los líderes locales alababan la heroicidad de los agentes. Mientras, los demócratas complementaban las condolencias con llamamientos a atajar la epidemia de violencia con armas. Sherrod Brown, senador por Ohio y del que se rumoreaba una candidatura a la presidencia, aseguró estar «enfadado» porque «después de cada tiroteo las autoridades de Washington y Columbus (la capital de Ohio) se niegan a aprobar leyes de seguridad con las armas que protejan a nuestras comunidades».

La reacción entre los vecinos fue el duelo y la incredulidad habitual de que algo así ocurra en un lugar tan tranquilo y perdido como Dayton, donde, según decían ayer algunos, «nunca pasa nada». Hasta ahora, la ciudad era muy conocida en EE.UU. por ser la patria chica de los hermanos Wright, los pioneros de la aviación en EE.UU. En los años 90 también ganó relevancia por ser el escenario de los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra de Bosnia. Ahora entrará en los libros de historia por protagonizar, junto a El Paso, uno de los días negros de la historia de EE.UU.