TEPCO admite que las medidas de seguridad en Fukushima eran insuficientes
Trabajadores de TEPCO trabajan sobre los restos de Fukushima - reuters

TEPCO admite que las medidas de seguridad en Fukushima eran insuficientes

La compañia Eléctrica de Tokio ha explicado que debería haber organizado mejor la respuesta de emergencia y haber llevado a cabo más simulacros

tokio Actualizado:

La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha admitido este viernes por primera vez que las medidas para proteger la central nuclear de Fukushima-1 de un terremoto y un tsunami, como los ocurridos el 11 de marzo de 2011, eran insuficientes. TEPCO ha explicado que, aunque existían protocolos de seguridad para reaccionar ante un eventual desastre natural, debería haber organizado mejor la respuesta de emergencia y haber llevado a cabo más simulacros, según informa la televisión pública NHK.

El accidente se debió a la «connivencia» entre el Gobierno, los reguladores del sector y TEPCO

La compañía eléctrica ha admitido su fallo de seguridad en la primera reunión del grupo de expertos que ayudará a TEPCO a implementar las recomendaciones del informe definitivo sobre el accidente nuclear, publicado el pasado mes de junio. El informe concluyó que, pese a que no se pueden descartar el terremoto y tsunami como causa del accidente nuclear, éste se debió, principalmente, a la "connivencia" entre el Gobierno, los reguladores del sector y TEPCO. El grupo de expertos que firma el documento denunció que las autoridades reguladoras se habían mostrado reacias a adoptar los estándares mundiales de seguridad que podrían haber ayudado a prevenir un desastre natural de tal magnitud.

"En general, consideramos imperdonable la ignorancia y la arrogancia de cualquier persona u organización que trate con energía nuclear. Hemos advertido un desconocimiento de las tendencias mundiales y un desprecio por la seguridad pública", indicaron. El terremoto y el tsunami sacudieron Fukushima-1 provocando una fusión parcial del núcleo de algunos de sus seis reactores nucleares, con lo que se liberó una gran cantidad de partículas radiactivas, que aún hoy impiden el regreso de la población local.