Nuestra EuropaNuestra Europa

La UE teme que EE.UU. ponga en peligro sus acuerdos comerciales con el resto del mundo

Bruselas está pendiente de si Trump gravará las exportaciones de coches y componentes europeos un 25%, lo que afectaría en gran medida a España

Edurne Martínez
MadridActualizado:

Hasta ahora, la Unión Europea no había tenido problemas comerciales con el resto del mundo pero la situación actual es diferente. El conflicto más cercano está en Reino Unido ya que con el ‘brexit’ la unión de los Veintiocho se desintegrará y de la salida que se pacte para el 31 de octubre dependerá la continuidad de Reino Unido en los acuerdos comerciales de la UE con los diferentes países.

Pero este no es el mayor problema al que se enfrenta la economía europea. Trump está rompiendo las reglas del juego comercial y, tras los aranceles impuestos a China, nadie duda de que podría hacer efectiva su amenaza sobre los vehículos de gama alta europeos, lo que afectaría sobre todo a Alemania, hasta ahora la conocida como ‘locomotora europea’ y cuya caída supondría la contracción del resto de países de la eurozona, también España. Nuestro país además quedaría muy tocado porque la industria auxiliar de componentes de coches que suministra a Alemania es muy potente en regiones como Valladolid, Valencia, Cataluña y Madrid.

El plan para proteger a la industria automovilística estadounidense –que aunque estaba previsto para aplicarse el 18 de mayo se aplazó seis meses hasta noviembre– tiene como punto de mira a Europa y Japón. Bruselas ha calculado que un arancel del 25% añadiría 10.000 euros al precio de los automóviles europeos en EE UU. Alemania sería el país europeo más perjudicado porque gran parte de la cifra de negocio de sus fabricantes está en EE UU. Mercedes vende allí el 25% de su producción total, Volkswagen el 16% y BMW el 16%.

Ante esta situación, Europa ha comenzado a tomar medidas que contrarresten las malas cifras de exportaciones. Este mismo miércoles la Comisión Europea determinó mantener al menos durante tres años los aranceles de un 25% a las importaciones de 26 variedades de acero para hacer frente al daño provocado a la industria europea.

Japón, comprador de atún

A pesar de la confrontación con EE UU, hay mucho mundo más allá. La UE tiene acuerdos comerciales con países tan importantes como Canadá, México, China o Vietnam. Uno de los que más recientemente se han firmado ha sido con Japón, el pasado 1 de febrero después de muchas negociaciones, como asegura a este periódico Robert Tornabell, profesor de Economía y Finanzas de ESADE. Este acuerdo libera aranceles por valor de 1.000 millones de euros, lo que permite que Europa venda sus productos más baratos a la potencia asiática.

España es uno de los grandes beneficiados, ya que Japón compra a nuestro país productos tan valorados como los vinos con denominación de origen, cava catalán, jamones extremeños y, sobre todo, atún de las costas gaditanas, uno de los alimentos más valorados en la cultura nipona. «Ellos nos venden electrónica, cámaras de fotos profesionales y robots, nos llevan años de ventaja en eso», explica Tornabell, por lo que es «muy importante el acuerdo para garantizarnos este tipo de productos a un mejor precio».

Para los productos alimentarios españoles también es de especial relevancia el acuerdo comercial de la UE con Marruecos, por el cual paga los derechos de pesca en la costa del país, que son pesqueros andaluces. «También empresas catalanas se están yendo allí por la mano de obra más barata y la falta de aranceles», sostiene el profesor de ESADE.

Otro acuerdo relevante para Europa, pero en peligro por las amenazas de Trump, es con Canadá. Afecta sobre todo a las exportaciones industriales, por lo que Alemania es el principal beneficiado: «Y si ellos se benefician, ganamos todos», dice el experto. El más reciente ha sido el que la UE ha firmado con Mercosur el pasado 29 de junio tras 20 años de negociaciones. El pacto con Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay dará acceso a las empresas europeas a un mercado de 260 millones de consumidores.

El acuerdo, que permitirá suprimir unos 4.000 millones en aranceles, beneficiará sobre todo a la industria de los automóviles, de maquinaria y farmacéutica. El año pasado la UE realizó ventas al Mercosur por valor de 45.000 millones. La exportación de alimentos al Mercosur supone solo un 5%, pero el sector agrario español ha mostrado su inquietud por si las condiciones para las importaciones, cuyo volumen es mucho mayor, les perjudicaría a nivel de ventas.