EFE

El Supremo indio avala el juicio contra los Gandhi

El máximo órgano judicial ha aceptado la apelación de ambos al entender que su presencia «causará más inconvenientes que convenientes» en la sala, aunque advierte que puede puede ser solicitada en cualquier momento del proceso

Nueva DelhiActualizado:

El Tribunal Supremo de la India ha avalado hoy el proceso judicial contra la presidenta del histórico Partido del Congreso, Sonia Gandhi, y su vicepresidente, Rahul Gandhi, aunque les eximió de la obligación de asistir a las sesiones salvo cuando su presencia sea necesaria.

«Que haya un juicio justo», indicó el máximo tribunal al responder a una apelación presentada por los Gandhi contra su procesamiento por su presunta responsabilidad en la supuesta compraventa fraudulenta del diario indio «National Herald».

Los Gandhi, madre e hijo, habían apelado al Supremo además contra la decisión en diciembre del Tribunal Superior de Delhi de hacerles aparecer regularmente en las sesiones del juicio.

El máximo órgano judicial aceptó esta petición al entender que la presencia de ambos «causará más inconvenientes que convenientes» en la sala, agregando, no obstante, que la presencia de ambos puede ser solicitada en cualquier momento del proceso por el tribunal.

El Supremo reprobó, además, la «actitud» del tribunal de Delhi por haber dictado conclusiones que podrían afectar al juicio.

«No estamos contentos con lo que el Tribunal Superior de Delhi dijo en su fallo», indicó uno de los magistrados en alusión a comentarios de esta última instancia como que en este caso estaba «en cuestión» la probidad de un «partido político nacional legendario» o cuestionar la operación objeto del juicio.

Rahul y Sonia Gandhi, además de otros cuatro imputados, fueron procesados en diciembre por supuesta malversación y se encuentran en libertad bajo fianza, tras ser denunciados «a título privado» en enero de 2013 por Subramanian Swamy, un popular político del gobernante BJP, el partido del primer ministro, Narendra Modi.

El tribunal de Delhi aceptó tramitar el caso tras encontrar indicios de supuesta malversación en la forma en que se gestionó la deuda del «National Herald», cerrado en 2008 y fundado en 1938 por el bisabuelo de Rahul Gandhi, Jawaharlal Nehru, prócer de la India y primer ministro del país tras la independencia del país en 1947.

Swamy denunció que en la operación el Partido del Congreso, tras asumir mediante empresas intermedias el equivalente a unos 83.000 dólares, consiguió gestionar unos activos por cerca de 332 millones.