Siria se convierte en el nuevo teatro de la «yihad» global
Un grupo de rebeldes en una escuela primaria de Alepo - afp

Siria se convierte en el nuevo teatro de la «yihad» global

Veinte yihadistas cruzan diariamente desde Turquía. El ejército rebelde rescata a dos reporteros europeos secuestrados por islamistas extranjeros en el norte de Siria

corresponsal en estambul Actualizado:

Desde que el pasado febrero Ayman Al Zawahiri, el líder de Al Qaida, realizase un llamamiento a que “los leones de Siria” derrocasen al presidente Bashar Al Assad, el conflicto sirio parece haberse convertido en un escenario cada vez más atractivo para los combatientes yihadistas, cuya presencia en suelo sirio es confirmada por un número creciente de pruebas. En junio, Mayid Bin Muhammad Al Mayid, emir de las Brigadas Abdullah Azzam (un grupo escindido de Al Qaida en Irak), pidió a todos los sirios que apoyasen “la rebelión contra el régimen de Assad”, y aseguró que después “se producirían revueltas posteriores contra gobiernos musulmanes” (que muchos yihadistas consideran "munafig", "hipócritas" o falsos creyentes).

Pero las palabras han comenzado a convertirse en hechos. El grupo yihadista más activo en Siria, el Frente Al Nusrah por la Liberación de los Pueblos de Levante (que expertos en inteligencia consideran vinculado a Al Qaida) ha reivindicado muchos de los atentados más espectaculares que han tenido lugar en suelo sirio en los últimos meses, incluyendo los vehículos bomba de Damasco y Alepo. Los especialistas en terrorismo tratan ahora de determinar hasta qué punto existe relación entre este grupo y la rama iraquí de Al Qaida, que también está presente en Siria.

“Con la escasa información disponible resulta muy difícil hacer un análisis riguroso. La vinculación con Al Qaida en Irak es probable por dos razones. Primero, el modus operandi de los ataques: los vehículos bomba suicidas son una práctica común de Al Qaida en Irak. Lógicamente, también los utilizan otros grupos, pero no son fáciles de fabricar. Es decir, no se trata de un simple grupo de aficionados que graban vídeos con estética yihadista. Tienen expertos en explosivos, y sería probable que proviniesen de Irak”, explica el profesor Javier Jordán, codirector del Máster de Estudios en Terrorismo de la Universidad de La Rioja y reputado experto en yihadismo. “Una segunda razón sería que hayan atentado contra objetivos iraníes, algo que Al Qaida en Irak también ha hecho”, dice a ABC.

Testimonios

Los yihadistas, en todo caso, no son solo sirios o iraquíes. La presencia de extranjeros de otros países en la frontera con Turquía es un hecho. Hace una semana y media, un fotógrafo turco de la agencia AFP se topó con un grupo de ciento cincuenta combatientes de una decena de nacionalidades diferentes, que proclamaban su lealtad a Al Qaida en el Magreb Islámico o a la Shura Taliban. Y se ha confirmado el fallecimieno en combate de algunos de estos voluntarios, como el palestino Nidal Al Ashi, miembro del Ejército del Islam (que opera normalmente en Gaza), o de los ceutíes Rashid Wahbi, Mustafá Mohamed “Tafo” y probablemente también Mustafá Mohamed Layachi.

Por último, el periodista británico Ghaith Abdul-Ahad, del diario “The Guardian”, consiguió entrevistar hace dos días a varios de estos combatientes en la localidad de Mohassen, en el norte de Siria, que se ha convertido en una plaza fuerte de los yihadistas.

Además, algunos sucesos están tomando un rumbo preocupante. Hace dos semanas, el fotógrafo británico John Cantlie y el periodista holandés Jeroen Oerlemans fueron secuestrados por un grupo de militantes islamistas tras entrar en Siria, aparentemente traicionados por su guía. “Entramos caminando en un campamento de veinte tiendas, e inmediatamente teníamos alrededor un círculo de hombres con kalashnikov, y nos hicieron prisioneros”, ha relatado Oerlemans a la radio holandesa. Los militantes les acusaron de trabajar para la CIA y les quitaron sus equipos y documentos.

Los reporteros resultaron heridos mientras trataban de escapar. Finalmente, tras varios días de cautiverio, fueron liberados hace cuatro días por mediación del Ejército Sirio Libre, que envió un grupo de combatientes a rescatarlos.

“Estoy seguro de que los secuestradores no eran sirios. Todos aseguraban venir de países como Pakistán y Bangladesh y Chechenia, y decía que había un cierto ‘emir’ como jefe del grupo”, aseguró Oerlemans, que se recupera junto a un compañero en un hospital de Antakya. Según el fotógrafo, un cuarenta por ciento de los militantes hablaban inglés, mientras que varios hablaban con acentos británicos regionales reconocibles, de Birminghan y Londres.

Lealtad a Al Qaida

La televisión estatal siria emitió este fin de semana vídeos caseros, presuntamente sacados de internet, en los que combatientes armados posan con banderas islámicas y juran lealtad a Al Qaida. Pero incluso si dichas imágenes fuesen una falsificación, existen otros muchos otros vídeos cuya autenticidad está fuera de toda duda. Contrabandistas y comandantes rebeldes en la frontera turca aseguran que entre quince y veinte yihadistas cruzan diariamente a Siria desde mediados de julio para unirse a la rebelión armada.

Hace diez días, uno de estos grupos, la llamada Brigada Omar Faruk (sin relación con el Batallón Faruk del ESL) anunció su creación en un vídeo colgado en internet, titulado significativamente “Muyahidín turcos haciendo la yihad en Siria”. En él, un narrador exclama, en turco: “Oh, musulmanes, oh, creyentes, ¿dónde estáis? Luchemos juntos para salvar Siria, Somalia y Afganistán”. Sus palabras no dejan lugar a dudas de que Siria se ha convertido en otro de los teatros de la yihad global.