Un hombre llora junto a un banco lleno de flores en un andén de la estación de metro Tejnologuícheskiy Institut, en memoria de las víctimas del atentado de San Petersburgo
Un hombre llora junto a un banco lleno de flores en un andén de la estación de metro Tejnologuícheskiy Institut, en memoria de las víctimas del atentado de San Petersburgo - EFE

Seis detenidos en San Petersburgo en el marco de la investigación por el atentado

Se considera a los sospechosos de reclutar jóvenes para engrosar las filas de organizaciones como el Daesh o el Frente al Nusra

CORRESPONSAL EN MOSCÚActualizado:

El Comité de Instrucción de Rusia (SK) acaba de anunciar de la detención de seis personas procedentes de países centroasiáticos en el marco de la investigación por el atentado del lunes en el metro de San Petersburgo. A estos seis arrestados se les considera sospechosos de reclutar jóvenes para engrosar las filas de organizaciones como el Daesh o el Frente al Nusra, pero el SK no ha aclarado si mantenían algún tipo de vínculo con Akbarzhón Dzhalílov, el suicida kirguís de 22 años que perpetró la carnicería en el metro (14 muertos y más de 40 heridos).

Así mismo, la portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko, informa de que se ha efectuado ya un registro minucioso del domicilio de Dzhalílov en San Petersburgo. Sus padres acaban de llegar a la ciudad procedentes de Kirguistán con la intención de colaborar en la pesquisas, aunque la madre no puede creer que su hijo haya podido ser el autor del atentado.

En el piso donde vivía el terrorista no se han encontrado armas ni explosivos, pero sí literatura de carácter islamista radical y diverso material que puede ser útil para esclarecer lo sucedido. Según Petrenko, 40 testigos han sido interrogados y se dispone ya de las imágenes de las cámaras de seguridad en el entorno del domicilio de Dzhalílov para su análisis. El jefe del SK, Alexánder Bastrikin, ha celebrado ya una reunión con su equipo para hacer una primera evaluación de los resultados de la investigación.

Dzhalílov, que parece reunir todas las características del típico «lobo solitario» o terrorista que actúa de forma independiente, recibió la ciudadanía rusa en 2011 y trabajaba en un taller de reparación de vehículos. Llevaba consigo la bomba que reventó el vagón de metro entre las estaciones de Tejnologuícheski Institut u Sénnaya Plóshad, con el consabido balance de víctimas, y colocó además otro artefacto en la estación Plóshad Vosstania dentro de un extintor, aunque afortunadamente pudo ser desactivado a tiempo.

De las más de 40 personas todavía hospitalizadas hay seis en estado crítico y cuatro muy graves, asegura la vicegobernadora de San Petersburgo, Anna Mitiánina, lo que indica que el balance de muertos no está todavía cerrado. Por otro lado, el diario ruso Kommersant asegura que el Kremlin prepara la convocatoria de manifestaciones por toda Rusia en contra del terrorismo. Todavía no se sabe en qué fecha se celebrará la jornada, pero tendrá como lema «Juntos contra el terror».